La guerra en Siria ha causado ya más de 150 mil muertos

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) divulgó hoy un nuevo balance del conflicto que dura ya más de tres años, mientras al menos 38 personas, de ellas 19 menores, murieron hoy en ...
Una niña siria juega en el campo de refugiados de Za'atri, cerca de Mafraq, Jordania
Una niña siria juega en el campo de refugiados de Za'atri, cerca de Mafraq, Jordania (EFE)

Beirut

Más de 150 mil personas murieron desde el comienzo de la guerra en Siria hace tres años, según un nuevo balance difundido hoy por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Esta ONG con sede en el Reino Unido, que cuenta con una red de activistas y de fuentes médicas y militares, informa de 150,344 muertos, entre ellos 51,212 civiles, de los cuales 7,985 niños. Según el OSDH, la violencia mató a 37,781 combatientes de la oposición, entre ellos a yihadistas del Frente al Nosra y del Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL).

También perdieron la vida 58,480 miembros de las fuerzas del régimen, entre ellos 35 mil soldados y 364 combatientes del movimiento chiita libanés Hezbolá, añade la organización. El OSDH también reporta la muerte de 2,871 personas de las que se desconoce su identidad. La guerra de Siria comenzó en marzo de 2011 con una revuelta popular pacífica contra el régimen del presidente Bashar al Asad que se fue militarizando en respuesta a la brutal represión.

Asimismo, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó también que al menos 38 personas murieron hoy, entre ellas 19 menores, por ataques aéreos y disparos de proyectiles contra distintas zonas de la provincia septentrional de Alepo y Damasco. Catorce personas, nueve de ellas menores y cuatro mujeres, fallecieron por el lanzamiento de barriles de explosivos desde helicópteros del ejército contra la localidad de Maarat al Artiq, en Alepo.

En la capital homónima de esa provincia, al menos ocho personas perdieron la vida, entre ellas dos niños, y diecinueve resultaron heridas por el impacto de proyectiles de mortero disparados por los rebeldes contra el distrito de Mukambu y la calle del Nilo, bajo el control de las autoridades, indicó la ONG. La agencia de noticias oficial Sana, que citó una fuente de la jefatura de Policía, culpó de este ataque a "grupos terroristas armados" y redujo la cifra de fallecidos a cinco, aunque señaló que hay 26 heridos, algunos en estado grave.

Otras siete personas perecieron, entre ellas dos menores, por ataques aéreos de la aviación militar en áreas de Alepo y su periferia, explicó el Observatorio. Mientras, en la periferia de Damasco, según el Observatorio, al menos seis menores murieron por un bombardeo de las fuerzas gubernamentales contra la población de Yabadin.

Sana apuntó que otros tres civiles murieron y ocho resultaron heridos por el lanzamiento de proyectiles de mortero por parte de "terroristas" contra áreas dentro de Damasco y en sus alrededores, como Al Zabaltani. Estas informaciones no han podido ser verificadas de forma independiente, debido a las restricciones impuestas por el Gobierno sirio y los rebeldes a los periodistas para trabajar sobre el terreno.

De otra parte, el dirigente opositor Ahmed Yarba, líder de la Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza política de la oposición, ha visitado la provincia costera de Latakia, donde los rebeldes han lanzado una ofensiva recientemente. La agrupación informó hoy en un comunicado de que Yarba, que vive exiliado en Turquía, viajó en una fecha no precisada a territorio sirio. Allí estuvo en el norte de la provincia de Latakia, uno de los feudos del régimen de Bashar al Asad en la costa siria y junto a la frontera turca.

El dirigente de la oposición visitó la montaña de los Turcomanos y la de los Kurdos, así como la localidad fronteriza de Kasab, tomada por los insurgentes, que iniciaron la ofensiva en Latakia el 21 de marzo. Yarba también se encontró con combatientes apostados en puntos importantes como el monte Observatorio 45, Beit Halibia y Beit Shardak. Asimismo, se reunió con los altos mandos de la sala de operaciones rebelde, que dirige las acciones en la costa, para analizar sus planes y necesidades en esa batalla.

La CNFROS difundió fotografías de Yarba durante este viaje, en las que aparece vestido con una cazadora militar en una zona montañosa y durante una reunión con opositores dentro de una casa. No es la primera vez que Yarba entra de incógnito en Siria, ya que en agosto pasado estuvo en la provincia de Derá, fronteriza con Jordania.

La provincia de Latakia, junto a la de Tartús, acoge a gran parte de la minoría alauita de Siria, secta a la que pertenece Al Asad, y es uno de los principales bastiones del régimen. Hasta ahora, apenas se habían registrado choques en estas provincias desde el inicio del conflicto en Siria hace tres años.