El pensamiento de Gregorio Selser, más vigente que nunca 25 años después (II de II)

Bettina Gómez Oliver, encargada del área de documentación del "Archivo Gregorio y Martha Selser" explica la trascendencia del acervo a 25 años del fallecimiento del periodista argentino.

Ciudad de México

La maestra Bettina Gómez destaca la importancia del archivo personal de Selser, reclasificado hoy en 23 opciones temáticas en función de los grandes temas del acervo del periodista e historiador, autor de medio centenar de libros, entre ellos Sandino, general de hombres libres, La ITT en Chile, Chile para recordar, Punta del Este contra Sierra Maestra, Bolivia. El cuartelazo de los cocadólares y los cuatro volúmenes póstumos, de 500 cuartillas cada uno, de la Cronología de las Intervenciones extranjeras en América Latina 1776-1990, que la UACM publicó en coedición con la UNAM luego de una puntillosa labor de edición y cotejamiento de datos y cuya venta está a disposición del público en la sede del CAMeNA, en la UACM.

¿Qué siguió a la reorganización de las 200 cajas del archivo personal de Selser?

Bueno, obviamente desde el principio fui bosquejando lo que sería un cuadro de clasificación. Para eso hay que ir al archivo, sentirlo, hacerle caso y no tratar de encasillarlo a fuerza en un cuadro que ya preconcebiste. Entonces, ese cuadro cambió varias veces conforme íbamos avanzando y "escuchando" al archivo.

¿Y qué te decía?

¿Qué me decía? "¡Estás mal! ¡Así no es!". Y qué me decía Gregorio, "es por acá...". Lo que finalmente funcionó muy bien fue tomar las líneas de investigación de Gregorio, cuáles eran los temas que más le interesaban, sus grandes temáticas. Y entonces así se fue creando el cuadro.

Yo al principio lo había organizando por países y series temáticas, pero luego me di cuenta que era al revés, secciones temáticas y series por país, tomando a toda América Latina, el Caribe y Estados Unidos.

Y tuvimos que crear la serie internacional con temáticas como terrorismo, Medio Oriente, África, la guerra de Vietnam –un tema sobre el que hay muchísimo material–; temas de Europa como la Revolución de los Claveles en Portugal, el franquismo en España, y también mucho sobre el nazismo en Alemania y cómo los nazis vinieron a América Latina. Básicamente es el periodo de la guerra fría, que fue su eje de investigación.

¿En qué consiste el cuadro de clasificación que diseñaste?

Siguiendo a Gregorio fui creando el cuadro de clasificación y después el Comité Asesor del Archivo, todos expertos en América Latina -entre entre ellos tú misma-, me ayudaron a afinarlo. En ese cuadro hay 23 opciones temáticas que son los grandes temas del archivo, por ejemplo armamentismo, derechos humanos, economía, economía criminal, expresiones culturales, movimientos sociales, grupos y conflictos armados, ultraderecha, régimen político y gobierno, servicios de inteligencia, fuerzas armadas, partidos políticos, relaciones internacionales y organismos internacionales.

Después tenemos 33 series geográficas, que son los países de América Latina y el Caribe, Estados Unidos y tenemos unas series específicas que el propio archivo nos pidió: las regiones de América Latina, Centroamérica y el Caribe, la Antártida, una región que por ser la mayor reserva de agua potable en el mundo requiere una sección especial, así como las Malvinas, con muchísimo material reunido por Gregorio.

¿Cómo surge el CAMeNA y cuáles son sus objetivos, además de contener al "Archivo Gregorio y Marta Selser"?

El Centro Académico de la Memoria de Nuestra América (CAMeNA), como gustaba llamar don Gregorio a la América Latina parafraseando a José Martí, se creó a instancias de la maestra Beatriz Torres a finales de 2009 como idea primero y finalmente se cristalizó en 2010 ya como un área.

Esto fue porque originalmente era solo el "Archivo Gregorio y Marta Selser", pero empezaron a llegar donaciones de libros, de fondos documentales, mucho material hemerográfico, incluso ya tenemos una muy buena colección videográfica.

Entonces ya era un archivo mayor y un proyecto académico mayor en el objetivo central, siguiendo otra vez a Gregorio en su voluntad de democratizar la información, que todo el mundo tuviera acceso a la información. Y por eso era tan importante digitalizar: reproducir y compartir, como quería Gregorio.

De ahí también la creación de una página web, con un administrador documental que pudiera permitir la consulta de la forma más sencilla. Eso se logró a finales de 2009. La página fue presentada (http//selser.uacm.edu.mx) y ahí tenemos ya una buena parte de todos los fondos documentales que conforman el archivo, que están dentro del CAMeNA, el cual tiene también otros proyectos de trabajo como es desde hace tres años el diplomado sobre América Latina, proyectos editoriales y el programa de radio "Archivo Selser", que puede escucharse en el portal del CAMeNA y a través de Radio Nederland, que lo transmite internacionalmente desde 2007.

Por lo visto, la UACM ha invertido mucho en los últimos 11 años en el archivo...

En efecto, desde el primer rector de la UACM, don Manuel Pérez Rocha, que tuvo el gran acierto de adquirir el archivo a instancias de la investigadora y experta en educación Raquel Sosa –que fue quien conectó a Marta con la UACM–, la universidad ha invertido muchísimo en el proyecto, desde materiales libres de ácido para preservar los documentos, carpetas, cajas, la digitalización misma, la bóveda, que es un archivo inteligente móvil y muy moderno, que contiene todos los recortes y los miles de artículos de Gregorio; las estanterías para un acervo de libros que ya suman unos nueve mil, en su mayoría de donaciones; los sistemas de enfriamiento y control de humedad y los escáneres de alta resolución y de alta velocidad y de gran formato, porque mucho del material que digitalizamos son hojas de periódicos completas.

Aquí tenemos, divididos en tres fondos, A, B y C, los millares de recortes de periódicos de Gregorio, su correspondencia personal y el seguimiento en prensa de sus actividades –algo que creo hacía doña Marta–, y también todos sus artículos de prensa, escritos en máquina de escribir.

Hay algunos investigadores que nos piden "ver y tocar" los recortes, pero solo lo permitimos en muy contadas excepciones. Los fondos A y B están totalmente digitalizados y en línea, y el Fondo C está un 40 por ciento en línea y seguimos digitalizando.

También de este fondo hemos estado haciendo el catálogo de contenido, que implica una síntesis de diez líneas de cada uno de los artículos de prensa que escribió don Gregorio, que es una tarea muy compleja y minuciosa, porque aunque Gregorio escribía en forma muy sencilla, hay que conocer mucho del tema para poder sintetizarlo en un pequeño párrafo.

Ahí vamos, poquito a poco, pero el resultado ha sido muy bueno porque tener una síntesis de cada texto, y son miles también, facilita mucho la consulta.

¿Tiene el archivo proyección internacional?

Sí, desde luego, el archivo es miembro con derecho a voto del Consejo Internacional de Archivos y nos consultan de Estados Unidos, de España, de Israel.

Hacemos un registro de las consultas, sobre todo en internet, muchos son estudiantes, tenemos muchos tesistas, mucha gente que viene de otros países de América y Europa, hasta de Rusia, interesados en especial en temas como Centroamérica, Sandino – ¡todavía!– y la represión de las dictaduras en Sudamérica y el Plan Cóndor en los años de 1970-1980.

También el propio Gregorio empieza a ser estudiado, la gente quiere conocer más sobre él como persona y también buscan sus artículos de prensa. Y si no lo tenemos digitalizado aún, lo hacemos y se lo enviamos por correo. Tenemos muchísimos visitantes en la página web.

¿Qué representó para ti como archivista el encuentro con este acervo?

Hay que destacar que un archivo de recortes de diarios está discriminado por los archivistas, consideran que no son una fuente de primera mano. Para mí, archivista e historiadora, es una joya. Considero que no hay forma de reconstruir la historia contemporánea de América Latina si no es a partir de este tipo de archivos.

Otros acervos de la región están constituidos por documentos de "primera mano" como actas, pronunciamientos de la Iglesia católica, documentación jurídica, etcétera. Pero para mí los recortes de periódicos también son una fuente de primera mano porque el corresponsal, el reportero estaba ahí, y más aún este archivo que fue hecho por un periodista, con la mirada de un testigo de los acontecimientos, además de que la fuente de un periodista es la prensa misma.

Es cierto que es la visión de alguien, pero la visión de Gregorio ha demostrado después de 25 años lo atinada que era, y si un cuarto de siglo después sigue siendo leído y releído, es por algo.

De hecho, el grueso de los problemas que él abordó siguen sin resolverse 25 años después y tanto su archivo como su obra y su pensamiento están absolutamente vigentes hoy.

De ahí que este sea un archivo totalmente vivo y en lo personal, el hecho de que haya pasado por mis manos me ha hecho sin querer experta en América Latina, además de que tuve que abandonar los "diez mandamientos del archivista", por decirlo de alguna manera, ya que debí hacer a un lado muchos principios porque el archivo me pedía otra cosa. No he dejado de escuchar al archivo.

¿Qué sigue ahora?

Seguimos trabajando. Tenemos que clasificar los archivos donados, está pendiente la digitalización del 60 por ciento restantes de los artículos que escribió tu padre.

Ya están digitalizados y al acceso del público el 40 por ciento, referido sobre todo a armamentismo, derechos humanos, economía criminal grupos y conflictos armados. Ahora lo que sigue es la serie más grande de sus artículos – ¡que es inmensa!– sobre la política de Estados Unidos hacia América Latina.

También estamos esperando la llegada de otros archivos en préstamo como el del Comité del 68 –el de monseñor Méndez Arceo también lo es–, y queremos seguir publicando a Gregorio. Hicimos la Cronología completa de las intervenciones y queremos publicar otro libro póstumo en inédito, Los otros militares, sobre los militares progresistas en América Latina. Y también tratar de completar el proyecto iniciado por Gregorio con su discípulo y amigo Stephen Hasan sobre "Noche y niebla", que alude al inicio del nazismo en Alemania en los años de 1930 y el traslado después de ese modelo genocida a la Argentina. Esto último implicará mucho trabajo porque está inconcluso.

Como documentalista, ¿cómo valoras el trabajo de mi madre que, de ser pintora pasó a organizar el archivo a lo largo de 14 años de labor después de la muerte de su esposo?

Bueno, ¡qué maravilla! El archivo venía básicamente por país y por fecha aunque había algunos temas, como Klauss Barbie, Los Reaganautas, el Iran-contragate, Armamentismo, Iglesias... El trabajo que hizo Marta fue impresionante.

Fue, además, la primera vez en mi vida que empecé a trabajar un archivo sano, que no tenía hongos, no tenía plagas, apenas un poquito de polvo, lo normal, pero totalmente sano.

Lo mantuvo en perfecto estado mientras lo iba organizando hasta dejarlo listo y eso facilitó muchísimo el trabajo, a diferencia de otros fondos que nos han llegado con documentos mutilados, en desorden, archivos personales donde no hubo ningún cuidado en el orden de los archivos.

Sin la labor de Marta, hubiera sido sin duda mucho más difícil entender cuál era el interés de Gregorio en compilar este acervo, único en su tipo, insisto, en América Latina.

AFC