• Regístrate
Estás leyendo: Grecia y Turquía formalizan su acuerdo de readmisión de refugiados
Comparte esta noticia
Martes , 18.09.2018 / 14:56 Hoy

Grecia y Turquía formalizan su acuerdo de readmisión de refugiados

Según el primer ministro griego, Alexis Tsipras, el pacto para readmitir inmigrantes y refugiados cerrará definitivamente el acceso a Europa a aquellos migrantes que no vienen de un país en guerra.

Publicidad
Publicidad

Los mandatarios de Turquía y Grecia han formalizado hoy en la ciudad turca de Esmirna el trato de readmisión de inmigrantes y refugiados que, en palabras del primer ministro griego, Alexis Tsipras, cerrará definitivamente la vía a Europa de todos aquellos que no vienen de un país en guerra.

En la costa del mar Egeo, desde donde siguen saliendo a diario cientos de candidatos al exilio en la Unión Europea (UE), la crisis de los migrantes fue el principal tema de conversación esta tarde entre Tsipras y el primer ministro turco Ahmet Davutoglu. "En las decisiones que fueron tomadas ayer, la cooperación entre Turquía y Grecia es vital", subrayó Davutoglu ante la prensa.

Al enviarse de vuelta a Turquía a toda persona que llegue de forma clandestina a alguna isla griega, se cortará de raíz el flujo de quienes intentan trasladarse a Europa en frágiles lanchas, ya que de esta forma el peligroso viaje perderá todo sentido, esperan los mandatarios griego y turco.

A la vez, el acuerdo de la Unión Europea (UE) de admitir por vías legales un número de refugiados equivalente al de reenviados de Grecia a Turquía abrirá una esperanza a aquellos que siguen en el país eurasiático.

Pero esta vía legal de envío a un país de la UE sólo se aplicará a colectivos que provienen de un país en guerra, y no a quienes se consideran "emigrantes económicos".

"La implementación del acuerdo bilateral de readmisión permite enviar un mensaje a aquellos refugiados o migrantes que no vienen de un país en guerra que desafortunadamente no tienen manera de llegar a Europa; hay que enviarles este mensaje", dijo Tsipras.

El primer ministro griego hizo estas declaraciones en una rueda de prensa conjunta con su homólogo turco, Ahmet Davutoglu, transmitida en directo por la cadena NTV, tras varias horas de reunión en Esmirna, en la costa del mar Egeo.

Los dos mandatarios confirmaron que durante la negociación maratoniana del lunes en Bruselas, la UE se compromete a admitir por vías legales tantos refugiados residentes en Turquía como Grecia envíe de vuelta a su país vecino. "De esta manera, el acuerdo no supondrá ningún aumento de los refugiados en Turquía", insistió Davutoglu, quien confirmó la disposición turca que readmitir a los emigrantes expulsados.

Según los datos de ACNUR, el 46 % de todas las personas que llegaron en lancha a las islas griegas desde inicios del año eran sirios, seguidos de afganos (25 %) e iraquíes (16 %). En un lejano cuarto lugar vienen pakistaníes e iraníes (ambos con un 3 %).

El acuerdo actualizado hoy en Esmirna -teóricamente en vigor desde hace años pero nunca implementado- corresponde al deseo de ambos países de poner fin al "drama humano en el mar Egeo", en palabras de Tsipras.

"Lo que está ocurriendo en el mar es un vergüenza para nuestros valores y nuestra cultura; no estamos aquí porque otros nos hayan pedido resolverlo, sino porque queremos resolverlo, porque es una vergüenza para nosotros", insistió el mandatario griego.

Recordó que en un año, unas 800 mil personas han pasado por las islas griegas y que tanto Turquía como Grecia son "países de tránsito que ofrecen su hospitalidad, no la raíz del problema".

Davutoglu subrayó también que otra de las contrapartidas de la UE por este acuerdo es eliminar la obligación de visado para los ciudadanos turcos que viajen a un país europeo, una antigua reivindicación de Ankara que se ha vinculado a la implementación del acuerdo de readmisión.

Si bien se ha barajado últimamente una fecha de octubre para los primeros viajes sin visado, este paso se adelantará ahora a junio, aseguró el primer ministro turco.

Davutoglu confrontó anoche a los socios comunitarios con un nuevo paquete de exigencias, incluyendo una duplicación (de tres a seis mil millones de euros hasta 2018) de los fondos comunitarios para detener la ola migratoria y mejorar las condiciones de los refugiados instalados para el país eurasiático.

Durante la reunión de hoy, celebrada en el marco de la cuarta edición del Alto Consejo de Cooperación turcogriego, con la presencia de numerosos empresarios de ambos países, los dos mandatarios escenificaron una buena sintonía de vecindad.

Davutoglu subrayó que es la primera vez que un primer ministro griego acude en visita oficial a Esmirna, de población mayoritaria griega hasta la fundación de la República turca en 1923. Tsipras, quien llegó acompañado por diez ministros, recalcó, por su parte, que Grecia sigue apoyando las ambiciones de Turquía de convertirse en miembro de la UE.

120 mil cruzaron el Egeo en 2016

En lo que va del año, 120 mil personas llegaron a las costas griegas cruzando el Egeo. En 2015 fueron más de 850 mil, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Este "cambio en la situación", según la expresión utilizada por Davutoglu, así como por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y la canciller alemana Angela Merkel, procura desalentar la migración ilegal a Europa. "Los días de la migración irregular a Europa terminaron", dijo Tusk, en conferencia de prensa al término de la cumbre europea del lunes.

No obstante, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, se declaró hoy "profundamente preocupado por cualquier arreglo que implique el retorno indiscriminado de gente de un país a otro, que no detalle las garantías de protección de los refugiados en virtud del derecho internacional".

Ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo, Grandi enumeró tres condiciones previas para que puedan considerarse conformes al derecho internacional los regresos de los solicitantes de asilo hacia "un tercer país".

El país destinatario debe primero asumir "la responsabilidad de examinar el pedido de asilo", explicó. Pero sobre todo, un refugiado debe estar "protegido de la devolución", es decir de una expulsión y si obtiene el asilo debe poder "beneficiar del asilo conforme a los estándares internacionales y tener un pleno y efectivo acceso a la educación, un empleo, cuidados médicos y si es necesario ayuda social".

Un portavoz de la Comisión Europea, Alexandre Winterstein, aseguró hoy que "los detalles [del acuerdo] que aún deben ser finalizados (...) serán por supuesto plenamente conformes con el derecho europeo e internacional". Amnistía Internacional también criticó "la idea de canjear refugiados", calificándola de "peligrosamente deshumanizadora".

Al margen de las discusiones con Turquía estalló entre los 28 una nueva división sobre la situación migratoria en la llamada "ruta de los Balcanes", utilizada en 2015 por 850 mil solicitantes de asilo. Un proyecto de declaración final destacaba que "esta ruta está cerrada", algo sobre lo que Alemania dio cuenta de sus reservas, por lo que se suprimió esta referencia.

La crisis migratoria provoca desde hace meses profundas divisiones en la UE y amenaza uno de sus pilares más emblemáticos de su construcción: la libre circulación en el espacio sin fronteras Schengen.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.