• Regístrate
Estás leyendo: Grecia y sus acreedores, listos para acordar un tercer rescate
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 08:08 Hoy

Grecia y sus acreedores, listos para acordar un tercer rescate

A pesar de las reticencias de Alemania, partidaria de un acuerdo "exhaustivo" más que rápido, las negociaciones entre Atenas y la CE, el BCE, el FMI y el MEDE, podrían tener un buen final en las próximas horas.

Publicidad
Publicidad

AFP

Las negociaciones entre Atenas y sus acreedores sobre un tercer rescate a Grecia, reanudadas hoy tras celebrarse todo el fin de semana, podrían llegar a buen puerto en las próximas horas pese a las reticencias de Alemania.

Al igual que sábado y domingo, los griegos abordaron durante toda la jornada en un hotel del centro de Atenas las condiciones del nuevo plan de ayuda con sus acreedores de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

Atenas necesita dar muestras de buena voluntad aceptando las reformas de saneamiento de la economía del país, a cambio de un plan de ayuda de más de 80 mil millones de euros en tres años. Las discusiones se reanudaron el lunes por la mañana, indicó a la AFP una fuente gubernamental, "con intensidad pero sin tropiezos".

Según Annika Breidthardt, portavoz de la Comisión Europea, los acreedores "trabajan mano a mano con las autoridades griegas". "Las conversaciones continúan sobre los puntos todavía por solucionar", añadió al evocar "profundos progresos".

Tras ausentarse de las negociaciones para reunirse con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, el ministro de Finanzas Euclides Tsakalotos estimó el lunes por la noche que las negociaciones "transcurrían bien", aunque descartó indicar si el acuerdo se alcanzará el martes por la mañana. "Pero pronto, es para dentro de poco", subrayó.

Tsakalotos afirmó que se está "trabajando duro" de cara a lograr "pronto" un acuerdo para un tercer rescate y sostuvo que las negociaciones con las instituciones "van bastante bien".

"Como ustedes comprenderán hay preguntas y cuestiones que hay que discutirlas una y otra vez, pero creo que podemos ser optimistas de que pronto tendremos un acuerdo", dijo Tsakalotos en un receso de las negociaciones.

Las conversaciones fueron interrumpidas durante un par de horas para que Tsakalotos y el ministro de Economía, Yorgos Stathakis, informaran al primer ministro, Alexis Tsipras. Preguntado sobre si cree que mañana mismo se puede cerrar el acuerdo, Tsakalotos respondió que no sabe "si será mañana por la mañana, pero (será) pronto".

El ministro tampoco quiso aventurar si el paquete legislativo que incluirá el programa de rescate y las primeras medidas inmediatas se votará esta semana. "Vamos a verlo, yo ahora mismo me centro en otra cosa, en la negociación. Luego ya veremos cómo se lleva al Parlamento", señaló. Tras la reunión con Tsipras los ministros reanudaron las conversaciones con los acreedores.

Para conseguir el apoyo de la opinión pública a algunas difíciles medidas sociales, el primer ministro Tsipras anunció, fuera del marco del acuerdo, una mayor imposición a los diputados y una bajada de la remuneración de los ministros. "Cuando la cuestión de la supresión de las ventajas fiscales a los agricultores se encuentra sobre la mesa, no podemos volvernos indiferente a nuestras propias ventajas", declaró.

Entre los numerosos desacuerdos figuran, por el momento, el aumento del impuesto de solidaridad a las mayores rentas o las tasas de IVA en las clases privadas, el combustible para los agricultores o la carne de buey.

Pero también sobre la suerte reservada a los 90 mil millones de euros de deudas incobrables que ensucian el balance de los frágiles bancos griegos. Las opciones barajadas son una cesión a fondos especializados o la creación de un "banco malo". Los diputados griegos podrían votar el jueves el texto del acuerdo, que se presentaría el viernes a los ministros de Finanzas del Eurogrupo.

¿Elecciones a partir de septiembre?

Este escenario ideal permitiría la entrada en vigor del plan de ayuda antes del 20 de agosto, fecha en la que Grecia debe reembolsar 3,400 millones de euros al BCE. Dado el buen ambiente actual de colaboración entre Atenas y sus acreedores, inédito desde la llegada al poder del partido Syriza de Alexis Tsipras en enero, no parece que haya riesgos de que los acreedores de Atenas la dejen en una posición que le impida asumir ese pago.

Pese a ello, Alemania parece favorable a no ceder de forma inmediata y alargar lo máximo posible las negociaciones, acordando únicamente una financiación puente a Atenas para que pague al BCE, un gesto similar al que hizo la UE en julio, al prestar siete mil millones a Grecia tras la conclusión del acuerdo que abría la puerta al tercer rescate.

El préstamo sirvió para el pago de 4,200 millones al BCE con vencimiento el 20 de julio, y el reembolso de dos mil millones debidos al FMI desde finales de junio. El gobierno alemán volvió hoy a la carga y dijo por boca de su portavoz Steffen Seibert que le parece más importante cerrar con Grecia un acuerdo "exhaustivo" antes que un acuerdo rápido.

La prensa griega volvió a plantear hoy la posibilidad de que Tsipras, que sigue siendo muy popular, convoque elecciones anticipadas próximamente, para consolidarse entre sus bases frente a la oposición al acuerdo por parte del ala más izquierdista de su partido.

El diario de centro izquierda Ethnos avanzaba dos posibles escenarios para Tsipras: bien esperar a noviembre para verse fortalecido por eventuales nuevas concesiones de los acreedores a Grecia, o bien aprovechar la dinámica actual y la falta de preparación de la oposición para convocar elecciones hacia mediados de septiembre.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.