Correa alerta de golpes de Estado en Sudamérica

Durante su informe anual en el día de la Independencia, el presidente de Ecuador denunció que su país hay maniobras opositoras para frenar el avance de su gobierno.
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, presentó su informe anual a la nación en la sede de la Asamblea Nacional en Quito.
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, presentó su informe anual a la nación en la sede de la Asamblea Nacional en Quito. (EFE)

Quito

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, alertó de la posibilidad de que se perpetren golpes de Estado contra los gobiernos sudamericanos y señaló que en su país hay "maniobras" que buscan frenar a la "Revolución Ciudadana", según dijo al dar su informe anual en el día de la independencia ecuatoriana.

"Sudamérica no puede excluir los golpes, incluso los tradicionales, la desesperación de las élites es terrible, si no, vean lo que está sucediendo en Brasil, donde descaradamente se llama a la intervención de las fuerzas armadas contra el gobierno constitucional", advirtió.

El mandatario aseguró que en Ecuador existen maniobras opositoras para frenar el avance de su gobierno y recordó el alzamiento policial de 2010 como una "intentona golpista y no una simple revuelta policial".

Correa dijo que en estos hechos juega un papel importante la prensa, que manipuló la verdad de la historia, y aseguró que "una mala prensa es mortal para la democracia y la prensa latinoamericana es mala, muy mala".

En este punto existen diversos conflictos en el país andino, donde algunos medios critican la falta de libertades. El gobierno mantiene de hecho tensiones con el diario "La Hora", multado por las autoridades por no cubrir un acto oficial. El periódico por el momento sostiene su negativa a pagar la multa correspondiente.

Al referirse a organismos internacionales, el gobernante ecuatoriano reclamó un nuevo sistema interamericano de derechos humanos y que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) esté dedicada a las discusiones regionales.

Al referirse a temas internos, Correa afirmó que lo peor de este año económico ha pasado y que se ha demostrado que la economía de Ecuador, con o sin petróleo, "es muy sólida" y que con la recuperación del crudo a 58 dólares el barril el país saldrá "adelante sin mayores problemas".

Destacó que la pobreza por consumo cayó un 12,5 por ciento, mientras que la pobreza por ingresos cayó el 15 por ciento.

Sorprendió a los presentes con el anuncio de que en las próximas horas denunciará un grave caso de corrupción en su gobierno y que enfrentará "el costo político" de esa denuncia.

Correa reiteró además su postura ante su posible reelección en 2017 que precisaría de una enmienda constitucional que propicia la Asamblea a su pedido, y añadió: "Mi vida ya no es mía, es de mi patria y estará donde me exija el momento histórico".

El mandatario expresó unos minutos de su informe en idioma quechua y dio la palabra a seis ministros coordinadores de áreas gubernamentales que puntualizaron el trabajo desempeñado en el año. También intervino el vicepresidente Jorge Glas Espinel.

El mandatario llegó a la Asamblea Nacional en un vehículo militar descubierto tras recorrer las calles desde el cercano palacio de Gobierno.

Antes de su discurso se desarrolló un homenaje a la música ecuatoriana con una coreografía protagonizada por artistas tradicionales artistas de Ecuador.