• Regístrate
Estás leyendo: Gobierno británico nombra a responsable para refugiados sirios
Comparte esta noticia
Miércoles , 15.08.2018 / 07:08 Hoy

Gobierno británico nombra a responsable para refugiados sirios

Mientras el primer ministro David Cameron visitaba un campo de refugiados en Líbano, su gobierno anunciaba el nombramiento del diputado Richard Harrington como subsecretario de Estado para los refugiados sirios.

Publicidad
Publicidad

El gobierno británico anunció este lunes el nombramiento del diputado Richard Harrington como subsecretario de Estado para los refugiados sirios, al mismo tiempo que el primer ministro David Cameron visitaba un campo de refugiados en Líbano.

"Richard Harrington será responsable de la coordinación del trabajo en el seno del gobierno para instalar hasta a 20 mil refugiados sirios en el Reino Unido, así como de la coordinación de la ayuda del gobierno a los refugiados sirios en la región", según un comunicado.

El anuncio se produjo una semana después de que el gobierno británico (conservador), que rechaza participar en el sistema europeo de cuotas, anunciara su intención de acoger en Reino Unido a 20 mil refugiados sirios durante los próximos cinco años.

En declaraciones a la cadena de televisión Sky News desde un campamento de refugiados sirios en Líbano, Cameron afirmó que nombraba a un responsable específico "para los refugiados sirios para procurar que nuestra promesa de acoger a 20 mil (personas) y ofrecerles un hogar cálido en nuestro país pueda cumplirse rápidamente".

"Quería venir aquí para ver con mis propios ojos y escuchar por mí mismo las historias de los refugiados y lo que necesitan", agregó el dirigente conservador. El Reino Unido aceptó a 216 refugiados sirios el pasado año y ha dado asilo a casi cinco mil sirios desde que comenzó el conflicto bélico en ese país en 2011, una guerra civil que ha devastado el país, según cifras oficiales.

Más de cuatro millones de sirios han huido de su país desde que comenzó el conflicto y más de 240 mil han perdido la vida.

Marcha atrás de Alemania

De otra parte, tras haber acogido durante semanas a miles de refugiados, Alemania decidió este domingo restablecer temporalmente los controles en sus fronteras para frenar la llegada masiva de migrantes, una decisión que suspende de facto el espacio de libre circulación en Europa.

Miles de personas siguen intentado llegar a Europa y este domingo se vivió un nuevo drama con la muerte de al menos 34 personas, entre ellos bebés y niños, que iban rumbo a Grecia y cuya embarcación se hundió frente a la isla de Farmakonisi, en el sur del mar Egeo.

"Alemania ha decidido introducir de manera provisional controles en sus fronteras, en particular con Austria", dijo el ministro del Interior alemán, Thomas de Maizière, para intentar hacer frente a la presión migratoria, en particular en Múnich (sur), donde han llegado 63.000 personas en dos semanas.

Los dos países pertenecen al llamado espacio Schengen, un acuerdo entre 26 países -22 de ellos de la Unión Europea- por donde las personas pueden circular en principio libremente sin controles fronterizos.

La medida, justificada por el gobierno por las dificultades logísticas y humanitarias para atender a los refugiados, muchos de ellos sirios, empezó a funcionar de inmediato y la policía alemana ya controlaba el domingo por la noche su frontera con Austria.

En el punto fronterizo alemán de Freilassing (sureste), cercano a la ciudad austríaca de Salzburgo, la policía detuvo a tres refugiados sirios y les pidió que se quedaran en la carretera a la espera de decidir su estatuto, explicó un periodista de la AFP en el lugar.

Múnich, "al límite"

A finales de agosto, el gobierno de Berlín decidió no devolver a los refugiados sirios al país por donde habían entrado a la UE, como establecen las reglas en vigor en Bruselas, una medida que abrió la vía a la llegada masiva de personas que huyen de la guerra.

Pero la situación ha llegado al límite y los solicitantes de asilo tienen que entender "que no pueden elegir los estados en los que buscan protección", dijo el ministro alemán de Interior, cuyo gobierno prevé para este año la llegada a su territorio de 800 mil refugiados, un récord.

En esta cuestión, Alemania está de acuerdo con Francia, cuyo ministro del interior Bernard Cazeneuve pidió este domingo el "respeto escrupuloso" de las reglas de Schengen y dijo que la decisión de Alemania se ha visto forzada, porque algunos países de la UE no las respetaron.

El tráfico ferroviario entre Alemania y Austria quedó suspendido y la República Checa decidió también suspender su conexiones con Austria. En Hungría, la policía declaró el "estado de alerta" en el sur y el oeste de país, fronterizo con Austria y Eslovenia.

En Alemania, la presión migratoria ha sido especialmente fuerte en Múnich (sur), principal puerta de entrada al país, donde han llegado 63 mil refugiados en dos semanas. Sólo el sábado se registraron trece mil entradas en la ciudad, capital de la región de Baviera.

Durante el fin de semana, las autoridades locales advirtieron que están "al límite" y muchos refugiados tuvieron que dormir a la intemperie por falta de plazas en los centros de acogida. También se está estudiando la posibilidad de acogerlos en el estadio de la ciudad, donde se celebraron los juegos olímpicos de 1972.

Cumbre europea de urgencia

La Comisión Europea reaccionó rápidamente a la decisión de Alemania, asegurando que demuestra la "urgencia" del plan europeo para responder a la crisis. El lunes los ministros del Interior y de Justicia de la Unión Europea se reúnen de urgencia en Bruselas para tratar la cuestión.

Tanto Alemania como la Comisión Europea quieren imponer cuotas de reparto obligatorias a los 28 países del bloque para acoger a un total de 160 mil refugiados, una medida rechazada por varios estados, sobre todo en el este de Europa.

Es el caso de Eslovaquia, que reiteró su oposición al sistema de cuotas, "un sinsentido", según el primer ministro Robert Fico. O de Hungría, que el sábado registró un nuevo récord de llegadas de migrantes (4,330) y cuyo primer ministro, Viktor Orban, dijo este domingo comprender "perfectamente" la decisión alemana.

Como muestra de la tensa situación política, una reunión técnica destinada a preparar las negociaciones de Bruselas, celebrada el domingo, tuvo que ser aplazada al lunes por la mañana, tras más de cuatro horas de discusiones, indicó una fuente europea que pidió el anonimato.

Durante el fin de semana, miles de migrantes intentaron entrar en territorio húngaro antes de que el gobierno termine la valla que está construyendo en su frontera con Serbia.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.