Por genocidio, dan 40 años de prisión a Radovan Karadzic

El ex presidente serbobosnio fue el artífice de la masacre de 8 mil hombres y niños musulmanes en julio de 1995, sentencia el tribunal internacional para la ex Yugoslavia.
'El carnicero de Bosnia' fue juzgado por un tribunal internacional.
'El carnicero de Bosnia' fue juzgado por un tribunal internacional. (Robin van Lonkhijsen/Reuters)

La Haya

El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) condenó a 40 años de prisión al ex presidente serbo bosnio Radovan Karadzic (1992-1996), conocido como El carnicero de Bosnia, al que consideró culpable de genocidio en Srebrenica.

En una sentencia histórica, la Corte Internacional consideró a Karadzic culpable de 10 de los 11 cargos que pesaban en su contra por la matanza de miles de hombres musulmanes y niños en el enclave de Srebrenica, en el este de Bosnia Herzegovina.

En julio de 1995, tras la conquista de Srebrenica, unidades serbias secuestraron a unos 8 mil hombres y jóvenes y los asesinaron en los bosques cercanos. También fue condenado por crímenes de guerra y contra la humanidad.

Las víctimas fueron bosnios musulmanes y croatas. "Persiguió junto a otros el plan de desterrar para siempre a todos los no serbios de territorio bosnio", explicó el juez surcoreano O-Gon Kwon.

Sin embargo, fue absuelto de la acusación de genocidio en siete municipios bosnios. El tribunal no consideró que los crímenes cometidos allí por las unidades serbias puedan calificarse de genocidio.

Karadzic fue detenido en Belgrado, capital serbia y de la antigua Yugoslavia, en 2008 luego de permanecer 13 años prófugo. Los ocho años que ya ha pasado en prisión serán descontados de la pena.

Varias decenas de víctimas de la guerra montaron guardia frente al tribunal y se manifestaron desilusionadas porque Karadzic no recibió una condena a prisión perpetua.

También en Serbia y Bosnia, muchas personas siguieron la condena por transmisión televisiva.

El gobierno serbio reaccionó a la noticia convocando una reunión extraordinaria del gabinete, informó la emisora de televisión B92 en Belgrado. Antes, el primer ministro, Aleksandar Vucic, tenía contemplado reunirse con el patriarca de la Iglesia serbia-ortodoxa, Irineo.

Vucic dijo que la condena contra Karadzic no debe desatar "ataques políticos o de otro tipo" en la República Srpska, una de las dos entidades políticas que forman Bosnia y Herzegovina y de mayoría serbia.

Musulmanes y croatas comparten la otra mitad del país, que fue dividido tras el fin de la guerra en 1995.

Serbia, Bosnia Herzegovina pertenecían, junto a Eslovenia, Croacia, Macedonia y Montenegro a Yugoslavia.

El antiguo partido de Karadzic, SDS, criticó la condena y su líder Mladen Bosic dijo desde Sarajevo que espera que "se corrija esa injusticia" en un proceso de apelación.

Desde Ginebra, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid al Husein, saludó la decisión. "Esta sentencia es una fuerte muestra del compromiso implacable de la comunidad internacional de llevar ante la Justicia a los criminales", dijo el jordano.

También la oposición siria que participa en las negociaciones de paz de Ginebra saludó la decisión y dijo que "da esperanza". "Hay una justicia internacional ahí afuera que buscará realmente perseguir a los grandes criminales también en Siria", dijo Basma Kodmani al margen de las negociaciones de paz en la ciudad suiza.