La furia de un pasajero obliga a desviar un vuelo Miami-París

Edmund Alexandre, un parisino de 61 años, se puso nervioso cuando la pasajera de la silla delante suyo bajo el respaldo de su asiento, y se alteró cuando la tripulación intentó calmarlo.

Boston

La furia de un francés porque la pasajera de delante bajó demasiado el respaldo de su asiento, en un viaje Miami-París, obligó este jueves a desviar un vuelo comercial hacia Boston donde fue desembarcado y acusado de obstaculizar a la tripulación. Edmond Alexandre, un parisino de 61 años, había tomado este miércoles el vuelo 62 de American Airlines que efectúa el recorrido Miami-París.

Alrededor de dos horas más tarde, se puso nervioso cuando la pasajera de la silla delante suyo bajó el respaldo de su asiento, y un miembro de la tripulación intentó calmarlo, lo que le puso aún más alterado, según informó el fiscal local de Boston. El miembro de la tripulación se alejó, Alexandre habría alzado la voz y lo habría seguido por el pasillo antes de agarrarle el brazo, de acuerdo a la misma fuente.

Un vigilante de seguridad a bordo intervino para dominarlo y lo esposó, mientras que el piloto desvió el vuelo hacia Boston y pidió a la policía local que expulsara al pasajero. Después, el avión siguió su vuelo hacia París. Alexandre fue hospitalizado a petición propia y acusado hoy de entorpecer a la tripulación.

Podrá irse a casa, pero deberá acudir a un tribunal el 29 de diciembre, precisó a la AFP Jake Wark, portavoz del fiscal. Las penas máximas para ese cargo son seis meses de cárcel, una multa de 500 dólares o las dos, añadió.