• Regístrate
Estás leyendo: Fuerte debate entre los dos principales rivales en elecciones griegas
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 02:45 Hoy

Fuerte debate entre los dos principales rivales en elecciones griegas

El ex primer ministro izquierdista Alexis Tsipras, de Syriza, y el nuevo líder de la derechista Nueva Democracia, Evángelos Meimarakis, se enzarzaron en un duro debate ante los comicios del domingo.

Publicidad
Publicidad

Los dos principales candidatos a las legislativas griegas del próximo domingo, Alexis Tsipras, el dirigente de Syriza (izquierda), y Evángelos Meimarakis, jefe de Nueva Democracia (derecha), se afrontaron, y por momentos se enzarzaron, la noche del lunes sobre la crisis de los migrantes y la economía del país. Durante un debate en la televisión pública ERT, Tsipras insistió en que una acción militar contra los traficantes de personas no funcionaría en las aguas griegas.

"Unas operaciones de naturaleza militar (...) golpearán a refugiados inocentes, no a los traficantes (...) los barcos llegan sin traficantes", argumentó el ex primer ministro en el transcurso de este debate de dos horas entre dos rivales que van empatados pocos días antes de los comicios. Un primer debate los reunió el pasado 9 de septiembre.

Para Meimarakis, los "inmigrantes ilegales" deberían ser devueltos a sus países. Los dos candidatos comentaban el anuncio de este lunes por la Unión Europea de que a partir de octubre recurrirá a la fuerza militar contra los traficantes de migrantes en el marco de su operación naval en el Mediterráneo.

Alexis Tsipras, de 41 años, que ganó las últimas legislativas de enero prometiendo "el fin de las políticas de austeridad", defendió su decisión este verano de alienarse con las exigencias de los acreedores, la UE y el FMI, y firmar un tercer préstamo europeo acompañado de nuevas medidas de rigor.

"Puedo decir que el acuerdo que propusimos es un organismo vivo. Nosotros vamos a aplicar ese acuerdo, la parte que estamos obligados a aplicar, y nos vamos a pelear en las cuestiones principales que siguen abiertas, en beneficio del pueblo", dijo Tsipras, que mencionó la reducción de la deuda, las privatizaciones y los préstamos bancarios.

"El dilema el domingo es simple. ¿Queremos una Grecia de unos pocos o de una mayoría?", preguntó el ex primer ministro, que dimitió el mes pasado para abrir la puerta a unas elecciones anticipadas.

Meimarakis, de 61 años, uno de los pilares de la derecha y presidente interino del partido tras la renuncia en julio del ex primer ministro Antonis Samaras, abogó por un gobierno de coalición para trabajar a favor de la recuperación económica del país y por el mantenimiento al menos un años de los términos del acuerdo suscrito con los acreedores.

"El acuerdo incluye reformas, reestructuraciones, privatizaciones (...), las hemos comenzado, creemos en ellas, podemos aplicarlas", declaró el líder de la derecha, que acusó a Tsipras de haber destruido la economía griega en siete meses en el poder.

"Nunca querría verle de nuevo como primer ministro", espetó a su rival. " Usted aportó destrucciones en el país (...) Nunca tuvimos tantos males en tan poco tiempo". Alexis Tsipras sigue rechazando una coalición con la derecha y no rechaza en cambio una alianza con los socialistas del Pasok. Según un sondeo publicado el lunes por la televisión Antenna, los dos rivales recaban un 24.6% de intenciones de voto cada uno de cara al domingo.

Medios no ven ganador

Según la prensa griega, el debate televisivo celebrado anoche no arrojó ningún claro ganador, si bien ambos subieron el tono en un intento de captar a los indecisos en la recta final de campaña.

Esa es la principal conclusión de los medios de comunicación griegos al valorar esta contienda que, en opinión unánime, fue mucho más "viva" que la celebrada la semana pasada entre todos los líderes políticos.

A diferencia del primer debate, sujeto a un formato rígido que impidió la interacción, en esta ocasión ambos dirigentes pudieron preguntarse el uno al otro y mostrarse la "tarjeta roja". Según el diario económico Naftemporiki, en el debate no hubo ganadores, pero tampoco noticias, pero sí más viveza que en el anterior.

El ex primer ministro parecía más cómodo y bastante más relajado que en el debate anterior, mientras que Meimarakis insistió en su estrategia de concordia y de buscar una amplia alianza de Gobierno.

También el diario centrista To Vima califica el debate de mucho más vivo, pues dio también a los contrincantes la posibilidad de mostrar sus posiciones contrapuestas en una serie de asuntos, como la economía, la aplicación del rescate o el problema de los refugiados. Según el rotativo Kathimerini, el debate puso de manifiesto que ambos líderes "están de acuerdo en lo que respecta al rescate, pero en desacuerdo en todo lo demás".

"La obligación ineludible de que el Gobierno que salga de las elecciones del próximo domingo aplique el tercer programa de rescate fue el único punto de acuerdo entre Alexis Tsipras y Vangelis Meimarakis, en un debate que en algunos momentos estuvo enriquecido por diálogos audaces y vivos".

A diferencia de los rotativos anteriores que no dan un ganador claro, el izquierdista Efymerida ton Syntakton considera que Tsipras "ganó por puntos", después de que su contrincante conservador "perdiera los estribos" y recurriera a ataques personales y reproches incluso a la televisión pública. Desde el comienzo del debate, Meimarakis parecía tenso y a medida que fue avanzando el programa esa tensión fue ganando en intensidad, sostiene el rotativo.

Tsipras confía en victoria

De otra parte, esta tarde Tsipras se manifestó confiado en su victoria, cinco días antes de las nuevas elecciones legislativas en su país, este martes de tarde en una entrevista a la cadena de televisión Euronews.

"Syriza será seguramente el primer partido político en nuestro país y creo que la mayoría absoluta es un objativo por completo alcanzable", afirmó. Según las últimas encuestas sobre intención de voto, Syriza supera en menos de un punto a su principal rival de derecha, Nueva Democracia, y de acuerdo a esto no alcanzaría la mayoría absoluta.

Pero Tsipras dice estar preparado a cooperar con otros partidos para lograr la formación de un nuevo gobierno y evitar nuevas elecciones. "Si no obtenemos la mayoría, tendremos nuestro programa, nuestro plan, y siempre habrá partidos o diputados que preferirán evitar el riesgo de unas nuevas elecciones", dijo a Euronews.

El dirigente político de izquierda radical se manifestó "seguro de que tras el 20 de setiembre tendremos un gobierno que continuará el enorme esfuerzo que comenzamos el 25 de enero", después de las legislativas precedentes. Entonces, Syriza logró una amplia victoria con el 36.3% de los votos (contra 27.8% para la derecha) prometiendo a los electores "el fin de la austeridad".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.