Atiende Colombia “drama humanitario” en la frontera

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos reporta la expulsión de cientos de sus ciudadanos indocumentados, luego de la decisión de Venezuela de cerrar una parte del límite común.
Más de mil colombianos han sido deportados desde que entró en vigor el viernes el estado de excepción.
Más de mil colombianos han sido deportados desde que entró en vigor el viernes el estado de excepción. (Juan Pablo Cohen/Reuters)

Bogotá, Caracas

El gobierno de Colombia atendía el "drama humanitario" desencadenado en las últimas horas por la deportación de cientos de ciudadanos desde Venezuela, en el contexto del estado de excepción decretado por Caracas y que mantiene cerrada una parte de la frontera binacional.

Desde la ciudad de Cúcuta, unos 600 kilómetros al noreste de Bogotá, los ministros de Interior, Juan Cristo, y de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín, siguieron personalmente la situación y recorrieron esa conflictiva zona del departamento de Norte de Santander para reunirse con los deportados, la mayoría por supuestas irregularidades migratorias y sin sus familias ni bienes.

Según un comunicado firmado por el presidente Juan Manuel Santos, en Cúcuta se instaló un Centro de Mando Unificado para "velar por los derechos de los colombianos deportados, agilizar la reunificación familiar y mantener informada a la población".

Maduro adoptó la medida tras un ataque de desconocidos que dejó tres militares y un civil venezolanos heridos, durante una operación contra el contrabando en la ciudad de San Antonio del Táchira (oeste).

El mandatario venezolano, que ayer no descartó cerrar la frontera por más puntos, asegura que en el lucrativo contrabando en la zona limítrofe están implicados paramilitares de Colombia que, aliados con la "derecha" local, buscan desestabilizar a su gobierno.

"Cuando se cumplan las condiciones mínimas se abrirá esta zona (frontera). No veo a corto plazo que se cumplan las condiciones mínimas", dijo Maduro a la prensa en el Palacio de Miraflores, y admitió casos de corrupción de agentes de seguridad locales ligados al contrabando.

Maduro también lanzó duros calificativos contra el ex presidente colombiano y principal opositor a Santos, Álvaro Uribe, quien anoche visitó el puente que une Cúcuta con San Antonio. Colombia y Venezuela comparten una porosa frontera de 2 mil 219 km, donde las autoridades de ambos países denuncian la presencia de grupos guerrilleros, paramilitares, narcotraficantes y contrabandistas de combustible y otros productos fuertemente subsidiados por el gobierno venezolano.

Santos, que dijo haber apostado por "el camino del diálogo y la diplomacia" ante esta crisis, se refirió al tema con el titular de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, según dijo este último tras reunirse con el mandatario en Bogotá.

El defensor del Pueblo de Colombia, Jorge Otálora, también presente en Cúcuta, dijo que su despacho documentó unos 60 casos de "malos tratos" o de prohibición de sacar sus enseres de Venezuela entre los deportados.

Mientras, el titular de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el ex presidente de Colombia, Ernesto Samper, consideró que las deportaciones "enrarecen el clima de opinión" en torno a la persecución de paramilitares que delinquen en la frontera binacional.

Venezuela, segundo país más violento del mundo según Naciones Unidas, afronta una crisis económica con alta inflación y escasez de dos tercios de los productos básicos, en medio del desplome de los precios del crudo, del que es altamente dependiente.

El estado de excepción, que podrá ser prorrogado por 60 días más, prohíbe el porte de armas y permite realizar allanamientos e interceptar comunicaciones privadas sin orden judicial.

Delincuencia, el fondo

-La canciller colombiana, María Holguín, reconoció ayer que "el contrabando" en la frontera común "generó esta situación compleja". Mañana se reunirá con su par venezolana, Delcy Rodríguez .

-Según el gobierno de Colombia, al menos 751 personas fueron deportadas desde el viernes, entre ellas 139 menores de edad, que fueron separados de sus familias .

-De acuerdo con el gobierno de Caracas, en los operativos en Táchira, en el contexto del estado de excepción, fueron capturados 10 presuntos paramilitares y requisadas al menos 50 toneladas de alimentos de contrabando.