Hamás e Israel cantan victoria

Integrantes de Hamás celebraron con simpatizantes palestinos el alto al fuego permanente que, aseguraron, fue una victoria de ellos.

Gaza

El alto el fuego permanente acordado entre Israel y los palestinos en Gaza era respetado este miércoles, tras 50 días de sangrienta guerra que ambas partes aseguran haber ganado.

Dentro y en torno a la Franja de Gaza, millones de palestinos e israelíes pasaron una noche tranquila después de que entrara en vigor la tregua, el martes a las 19:00 horas locales (16:00 GMT), tras una guerra que dejó 2 mil 143 muertos palestinos y 70 del lado israelí, además de una gran devastación en el enclave.

"Desde la entrada en vigor del alto el fuego, no hubo ningún disparo de cohete hacia territorio israelí y ningún ataque aéreo en la Franja de Gaza", confirmó a la AFP un portavoz militar israelí.

"Hemos podido dormir toda la noche sin escuchar un sólo avión de combate" se felicitó Moataz Shala, un gazatí que afirmó que "retomará" el trabajo este miércoles.

El acuerdo prevé la apertura de pasos fronterizos entre Israel y la Franja de Gaza y una flexibilización del bloqueo impuesto desde 2006 por Israel, que asfixia a los 1.8 millones de habitantes del enclave.

Las cuestiones más sensibles, como la desmilitarización y las medidas para impedir a Hamás rearmarse, así como la reapertura de un puerto y un aeropuerto en Gaza, se discutirán en El Cairo en las negociaciones previstas dentro de un mes.

El alto el fuego suscita esperanza, aunque los puntos de divergencia entre israelíes y palestinos siguen siendo numerosos.

En todo caso, tras proclamarse la tregua tanto el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu como los palestinos cantaron victoria.

Hamás no obtuvo ninguna de sus demandas

La tregua fue recibida con escenas de alegría en las calles de Gaza. Los dirigentes del Hamás, invisibles durante la guerra, su sumaron a los festejos, celebrando la "victoria".

Hamás, que controla el territorio y ha infligido las más graves pérdidas al ejército israelí desde 2006, con 64 soldados muertos, aseguró haber deshecho "la leyenda del ejército israelí que se declara invencible" y se felicitó por obtener una flexibilización del bloqueo, su principal reivindicación.

En el otro campo, Liran Dan, un portavoz de Benjamín Netanyahu, proclamó en la radio militar que Hamás "recibió los golpes más duros desde su creación" y "sufrió una derrota militar y política".

El Hamás, que controla la Franja de Gaza, no obtuvo ninguna de sus demandas para firmar el alto el fuego, dijo el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, en su primera declaración pública desde el fin de los combates.

Todavía es demasiado pronto para "saber si la calma se instaló por un largo tiempo", agregó Netanyahu, quien participó en una conferencia de prensa en Jerusalén acompañado por el ministro de Defensa, Moshé Yaalon, y el jefe del estado mayor, Benny Gantz.

"No toleraremos ningún disparo hacia Israel y nuestra respuesta será aún más dura", advirtió.

"Hamás fue duramente golpeado y no obtuvo ninguna de sus demandas para firmar el alto el fuego", dijo Netanyahu.

"Hamás exigía para firmar el alto el fuego un puerto y un aeropuerto en Gaza, la liberación de los prisioneros palestinos, una mediación catarí y luego turca, el pago de los salarios de los funcionarios y otras cosas más, pero no obtuvo nada", insistió.

"Aceptamos ayudar a la reconstrucción del territorio por razones humanitarias pero únicamente bajo nuestro control", agregó Netanyahu.

El primer ministro israelí afirmó que la operación "Barrera Protectora" fue un "éxito" y que "Hamás no había sufrido tal derrota desde su fundación".

El viceministro de Exteriores israelí, Tzahi Hanebgi advirtió por su lado a la radio pública que en Gaza "no habrá puerto ni aeropuerto ni cualquier material que sirva para fabricar armas y tal será nuestra posición cuando se reanuden las negociaciones en El Cairo".

Según la prensa hebrea, Netanyahu rechazó someter a voto en el seno de su gabinete de seguridad un alto el fuego. Al menos cuatro de sus ocho miembros se oponían a la tregua.