Candidatos de derecha en Francia discrepan sobre Trump

En su último debate, previo a las primarias del domingo, los aspirantes mantuvieron fuertes diferencias sobre las secuelas de la elección de Donald Trump.
Marine Le Pen, dirigente de la ultraderecha francesa
Marine Le Pen, dirigente de la ultraderecha francesa. (AFP)

París

Los candidatos de la derecha francesa confrontaron divergencias sobre las consecuencias de la elección de Donald Trump en Estados Unidos en un último debate antes de las primarias del domingo.

Dada la mala postura en que se encuentra la izquierda socialista en el poder en Francia, el candidato ganador de estas primarias de la derecha tiene buenas posibilidades -según las encuestas- de ganar las elecciones presidenciales en mayo de 2017, en las que también corre en posición fuerte la candidata de extrema derecha Marine Le Pen.

TE RECOMENDAMOS: Derecha francesa celebra su primer debate presidencial

Las encuestas de cara a estas primarias abiertas a todos los electores que declaren adherir a los principios de la derecha y del centro anticipan un escrutinio muy ajustado.

Al frente en las encuestas desde hace dos años, el ex primer ministro Alain Juppé, de 71 años, perdió un poco de ventaja en las últimas semanas a expensas del ex presidente Nicolas Sarkozy, de 61.

Otro ex primer ministro, François Fillon (62 años), se acercó por su parte peligrosamente en la recta final a los dos favoritos, según una encuesta publicada el jueves.

Durante el debate televisado, las consecuencias de la elección del millonario populista Donald Trump en Estados Unidos ofreció la oportunidad a los siete candidatos -seis hombres y una mujer--, de expresar sus diferencias.

Todos reconocieron el impacto que la llegada de Trump al poder puede tener en la escena internacional. Pero los principales candidatos discreparon acerca de su influencia en la política interna francesa, sin evocar explícitamente al Frente Nacional de Marine Le Pen.

"¿Hará (Trump) tras su elección lo que había anunciado antes? Está comenzando a matizar sus declaraciones altisonantes", observó Alain Juppé.

Nicolas Sarkozy pronosticó por su parte un "repliegue" de la influencia norteamericana, abriendo según él la puerta "a un regreso de Francia y Europa a la escena internacional".

François Fillon consideró por su parte "ridículo" sacar conclusiones para la vida política francesa.

Tras dos debates anteriores dedicados a la política interna francesa en los que Sarkozy había sido objeto de varios ataques, en esta última confrontación los candidatos evitaron los cruces personales.

"¿No le da vergüenza?"

La tensión sin embargo subió repentinamente tras la pregunta de un periodista sobre las sospechas de financiamiento libio recibido por Sarkozy para su campaña electoral de 2007.

"¡Qué indignidad! (...) ¿No le da vergüenza hacerse eco de lo que dice un hombre que estuvo condenado a la cárcel?", reaccionó Sarkozy, en medio de un silencio sepulcral.

Un empresario franco-libanés, Ziad Takieddine, aseguró haber entregado valijas repletas de dinero al ex presidente y a sus colaboradores. Este controvertido intermediario reiteró sus acusaciones ante la justicia francesa, sin llegar a demostrar sin embargo que el dinero había servido para financiar la campaña ganada por Sarkozy en 2007.

El ex mandatario había desmentido las acusaciones el miércoles pasado, al denunciar una maniobra "nauseabunda" destinada a interferir en las primarias.

La incertidumbre acerca de la participación en esta consulta electoral inédita para la derecha francesa hace que los analistas mantengan una gran prudencia acerca de su desenlace, tras las recientes sorpresas del Brexit y de la elección de Trump contra casi todos los pronósticos.

"Cuando una elección se desarrolla dentro de una misma familia política, la fluidez electoral es máxima", advierte en el diario Le Monde el politólogo Brice Teinturier, del instituto de encuestas Ipsos.

Tras la primera vuelta de las primarias de la derecha de este domingo en Francia, una segunda está prevista el 27 de noviembre.

jamj