Tifón Koppu golpea ya el norte de Filipinas

Sus fuertes vientos derribaron árboles, causaron apagones e interrumpieron las comunicaciones, sin que se informara de víctimas de inmediato, según las autoridades.
Una familia asegura su refugio temporal durante el fuerte viento y las lluvias traídas por el tifón Koppu en el bulevar Roxas, en Manila
Una familia asegura su refugio temporal durante el fuerte viento y las lluvias traídas por el tifón Koppu en el bulevar Roxas, en Manila (AFP)

Filipinas

El tifón Koppu azotó el noreste de Filipinas a primera hora el domingo, donde sus fuertes vientos derribaron árboles, causaron apagones e interrumpieron las comunicaciones, sin que se informara de víctimas de inmediato, según las autoridades.

Miles de lugareños fueron desalojados de localidades que se encontraban en la ruta del tifón, incluidas aquellas propensas a deslaves e inundaciones súbitas, así como de aldeas costeras en peligro de ser afectadas por marejadas ciclónicas destructivas, dijeron funcionarios.

Después de tocar tierra justo después de la medianoche en la localidad de Casiguran, en la provincia de Aurora, el temporal perdió algo de fuerza y ralentizó su avance de forma considerable cuando quedó entre la Sierra Madre, una zona de altas presiones en el norte del país, y otro tifón distante en el este en el Pacífico, dijo Gladys Saludes, meteoróloga del gobierno.

El vórtice de la tormenta se desplazaba hacia el oeste a menos de 3 kilómetros (5 millas) por hora, una velocidad lenta para un tifón, agregó. "El temporal casi gatea. Esperamos que aumente su velocidad y se vaya pronto sin causarnos daño", dijo Alexander Pama, titular de la principal agencia gubernamental de desastres que ha supervisado las operaciones de evacuación y el despliegue anticipado de contingentes de rescate.

El presidente del país, Benigno Aquino III, y las agencias de respuesta a desastres han advertido que la lluvia y los fuertes vientos de Koppu podrían causar mayores daños debido a su lento desplazamiento. Sin embargo, Saludes afirmó que cayó menos lluvia de lo previsto en algunas zonas, como la capital, Manila, aunque los vientos tuvieron gran intensidad en diversas regiones.

Una barcaza que transporta carbón, con una tripulación de 10 personas, estaba a la deriva cerca de un malecón en la bahía de Manila, junto a un bulevar a lo largo del litoral, en tanto que un remolcador de la guardia costera salió a la mar para remolcarla, dijo el portavoz de esa institución, Armand Balilo.

Koppu se desplazaba sobre Aurora con vientos sostenidos de 175 kilómetros (109 millas) por hora y ráfagas de 210 kilómetros (131 millas) por hora. Había adquirido algo de fuerza antes de que tocar tierra, según Saludes.

Los meteorólogos dijeron que el tifón tenía una banda de nubes de 600 kilómetros (372 millas) y podría causar lluvias en gran parte de la principal isla de Luzón, en el norte.

En un mensaje en la televisión nacional, Benigno Aquino alertó a los filipinos sobre el tifón y pidió su cooperación para evitar víctimas. Debido a las evacuaciones multitudinarias en regiones de alto riesgo, unos 7,5 millones de habitantes podrían necesitar asistencia, agregó. Koppu, que en japonés significa "taza", es la décimosegunda tormenta que azota este año a Filipinas.