Inician remolque de ferry italiano

El barco será trasladado al puerto italiano de Brindisi, luego de que permaneciera desde frente a la costa de Albania, en la bahía de Vlore.
El ferry Norman Atlantic
El ferry Norman Atlantic (EFE)

Roma

El ferri "Norman Atlantic", en cuyo incendio el domingo pasado murieron once personas según cifras oficiales no definitivas, comenzó hoy a ser trasladado al puerto italiano de Brindisi, mientras se desconoce cuántas víctimas pudo causar en realidad el siniestro.

La cifra de fallecidos es provisional porque las autoridades no han aclarado todavía cuántas personas desaparecidas puede haber y hay incertidumbre sobre el número de las que realmente viajaban en el barco.

El buque había permanecido desde ayer frente a la costa de Albania, en la bahía de Vlore, a la espera de que el estado del mar permitiera su remolque al puerto italiano, a unas 60 millas, una operación que podría durar entre 10 y 12 horas, según la empresa encargada del traslado.

El ferri podría llegar por lo tanto remolcado a Brindisi durante la mañana del viernes, dependiendo de las condiciones del mar.

Ayer el fiscal de Bari, Giuseppe Volpe, encargado de la investigación de las causas de este trágico suceso, indicó que serían efectivamente las condiciones del mar las que dictarían cuándo se trasladaría el ferri.

Las imágenes difundidas por los equipos de rescate de la Marina Militar y de los guardacostas muestran los grandes daños sufridos por el buque, cuya flotabilidad está en riesgo.

A última hora del miércoles la Guardia Costiera, el servicio italiano de guardacostas, comunicó que había entregado a la Fiscalía una lista de 477 personas rescatadas que viajaban en el barco, lo que modifica los números proporcionados previamente por las autoridades.

Se informó de la llegada a puertos italianos de 310 personas y de que a Grecia fueron trasladadas otras 80, mientras que el fiscal indicó que no se tenía noticias de otras 98 que viajaban en el ferri.

Los medios de comunicación italianos reflejaban hoy cierta perplejidad por las cifras de personas rescatadas, ya que se tiene como referencia que en el buque podrían viajar unas 500, según la Fiscalía, y la cifra de la Guardia Costiera reduciría sensiblemente el número de los desaparecidos.

Según las cifras oficiales, en el suceso murieron once personas, aunque solo se ha podido recuperar nueve cuerpos, cuya autopsia comenzará el viernes, y otros dos fueron avistados pero no fue posible su rescate.

Con la autopsia se pretende determinar si los fallecidos murieron por el incendio o ahogados al caer al mar durante las operaciones de salvamento, tal como indicaron algunos de los pasajeros del ferri en declaraciones hechas a su llegada a puertos italianos.

Otros dos trabajadores albaneses murieron durante las tareas de rescate de las personas que viajaban en el ferri.

Hoy también se supo que el incendio del domingo fue el segundo que sufrió un ferri de esa línea entre Grecia e Italia operada por Anek Lines, puesto que el buque "Ierapetra L." registró uno en su sala de máquinas el 30 de noviembre.

La tripulación de ese buque pudo controlar la situación y se logró estabilizar el ferri precisamente en el puerto de Brindisi, adonde está previsto que llegue el "Norman Atlantic".

Su capitán, Argilio Giacomazzi, cuyo comportamiento fue elogiado en un primer momento por los medios de comunicación italianos y el primer ministro, Matteo Renzi, regresó hoy a su casa después de que un fiscal de Bari, tras su interrogatorio, le imputara entre otros cargos por los de homicidio y naufragio culposos.

Giacomazzi declaró hoy a medios italianos que con su actuación a bordo del ferri quiso "llevar a casa a todos" los que estaban en el barco.

"Estoy muy cansado y no me llamen héroe. A mí no me valen las felicitaciones", se limitó a decir el capitán a la prensa a la entrada de su domicilio en una localidad de Liguria, en el norte del país.