Encuentran cuerpos de un niño y una niña unidos por chaleco salvavidas

La mayoría de los jóvenes que siguieron indicaciones del capitán del ferry surcoreano, murieron. Muchos de los que no obedecieron, salieron a cubierta y fueron rescatados.
Una mujer llora mientras ora durante una vigilia por las víctimas del accidente en ferry en Corea del Sur
Una mujer llora mientras ora durante una vigilia por las víctimas del accidente en ferry en Corea del Sur (Reuters)

Seul

Un niño y una niña pasajeros del ferry surcoreano que se hundió hace una semana ataron las cuerdas de sus chalecos salvavidas presumiblemente para seguir unidos al flotar, relató el buzo que recuperó sus cuerpos en el operativo que intenta dar con cientos de personas aún desaparecidas.

El buzo dijo que tuvo que separar a los menores porque no podía cargar dos cuerpos hasta la superficie al mismo tiempo.

"Comencé a llorar pensando que no querían separarse", dijo el jueves al periódico Kyunghyang Shinmun en la isla de Jindo, cerca de donde el ferry se hundió.

Los padres de un joven cuya voz temblorosa avisó por primera vez que un ferry sobrecargado estaba hundiéndose creían que su cuerpo también había sido encontrado, dijo la guardia costera.

Más de 300 personas, en su mayoría estudiantes y profesores del colegio secundario Danwon, murieron o desaparecieron después del desastre del 16 de abril. La cifra confirmada de muertos el jueves era de 171.

El ferry Sewol, de casi 7 mil toneladas, se hundió en un viaje de rutina desde el puerto de Incheon, cerca de Seúl, a la isla vacacional sureña de Jeju. Las investigaciones están centradas en un error humano y una falla mecánica.

Fiscales dijeron el jueves que habían pesquisado dos organismos navales, la Asociación de Transporte de Corea y el Registro de Transporte de Corea, como parte de su investigación extendida sobre el desastre.

La agencia de noticias Yonhap dijo que investigarán si los certificados de seguridad del barco estaban en orden.

"El objetivo es investigar malas prácticas y corrupción en toda la industria de transporte", dijo Song In-taek, vicefiscal jefe del Servicio de Fiscalía del Distrito de Incheon, a periodistas.

Los fiscales también realizaron una incursión en la casa de Yoo Byung-un, el jefe de la familia dueña de Chonghaejin Marine Co. Ltd, la compañía que operaba el Sewol. También habían tomado otro ferry operado por la empresa para controlar la seguridad.

De los 476 pasajeros y tripulantes a bordo del Sewol, 339 eran estudiantes y profesores del colegio ubicado en Ansan, un suburbio de las afueras de Seúl, que estaban realizando una excursión a Jeju.

Cuando el ferry comenzó a hundirse, la tripulación le dijo a los niños que permanecieran en sus cabinas.

La mayoría de los jóvenes que obedecieron, murieron. Muchos de los que desoyeron la orden y salieron a la cubierta fueron rescatados.

Algunos de los cuerpos tenían sus manos sujetas firmemente en posición fetal para intentar calentarse, dijo un periódico.

Las clases en el colegio se reanudaron el jueves con tributos florales rodeando fotos de cada una de las víctimas. Casi 250 adolescentes y profesores de la escuela murieron o se presume que fallecieron.