La felicidad no es una 'app' para descargar: Francisco

El pontífice lanzó un llamado a miles de adolescentes en su homilía para que luchen por tener un amor concreto y no uno de telenovela.
Jorge Mario Bergoglio celebra una misa especial para menores de entre 13 y 16 años.
Jorge Mario Bergoglio celebra una misa especial para menores de entre 13 y 16 años. (Gabriel Bouys/AFP)

Ciudad del Vaticano

El papa lanzó un llamado en el Vaticano a miles de adolescentes, a los que pidió que luchen por un "amor concreto", no "de telenovela", y que rechacen ver la felicidad como un app que se descarga en el celular.

El pontífice defendió que "el amor es siempre concreto, si no, es una telenovela", e invitó en una misa especial organizada para adolescentes de entre 13 y 16 años a que éstos acepten la "invitación de Jesús" para ser sus discípulos.

"El amor es el documento de identidad del cristiano", defendió Jorge Bergoglio en su homilía en la plaza de San Pedro, donde proclamó que ese sentimiento debe ser "concreto" y no puede estar "en las nubes".

El papa argentino aconsejó a los congregados "querer a las personas sin desearlas como algo propio, sino dejándolas libres".

"Siempre existe la tentación de contaminar el afecto con la pretensión instintiva de tomar, de poseer aquello que me gusta. Y también, la cultura consumista refuerza esta tendencia", dijo.

"Pero cualquier cosa, cuando se exprime demasiado, se desgasta; después se queda uno decepcionado con el vacío", dijo.

Bergoglio volvió a utilizar, como en otras ocasiones durante su pontificado y en alusión a los adolescentes y jóvenes, el recurso del abuso de las nuevas tecnologías.

El papa explicó a los presentes que su felicidad no depende de tener "muchas cosas" ni es una "app que se descarga en el teléfono móvil".

"Ni siquiera la versión más reciente podrá ayudaros a ser libres y grandes en el amor", proclamó el pontífice, quien dijo: "No confiéis en quien os distrae de la verdadera riqueza, que sois vosotros, cuando os digan que la vida es bonita solo si se tienen muchas cosas".

"Desconfíen de quien les quiera hacer creer que son valiosos cuando los hacen pasar por fuertes, como los héroes de las películas, o cuando llevan vestidos de última moda. Su felicidad no tiene precio y no se negocia", afirmó.

En su homilía también aludió al "deseo de libertad" que experimentan los adolescentes y explicó: "Muchos os dirán que ser libres significa hacer lo que se quiera. Pero en esto se necesita saber decir no".

"Si no sabes decir no, no eres libre", les dijo el pontífice.

La misa que el papa presidió ante la basílica vaticana forma parte de los actos organizados, durante este fin de semana, dentro del programa del Jubileo de la Misericordia, el Año Santo que proclamó Bergoglio y que comenzó en diciembre.

En esta ocasión, decenas de miles de adolescentes han llegado a Roma para participar en eventos específicos organizados para ellos, en lo que se denomina Jubileo de los Adolescentes y que concluirá hoy.

Durante tres días se han visto grupos numerosos de adolescentes, en su mayor parte de Italia y otros países europeos, que han podido participar en peregrinaciones a varias iglesias de Roma y en confesiones al aire libre.

En este, el papa apareció con un teléfono móvil en sus manos, lo mostró al público en el estadio y afirmó: "Si en vuestra vida no está Jesús es como si no tuvierais cobertura".