• Regístrate
Estás leyendo: FARC y gobierno de Colombia logran acuerdo final de paz
Comparte esta noticia
Domingo , 19.08.2018 / 13:02 Hoy

FARC y gobierno de Colombia logran acuerdo final de paz

El plebiscito sobre el acuerdo se realizará el 2 de octubre dijo el presidente Juan Manuel Santos, quien aseguró además que a los ex guerrilleros tendrán una participación parlamentaria mínima.


1 / 2
Publicidad
Publicidad

El gobierno de Colombia y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) llegaron a un acuerdo de paz para poner fin a más de cinco décadas de conflicto armado en la nación sudamericana, uno de los más longevos del mundo que se ha cobrado la vida de más de 200 mil personas y forzado el desplazamiento de millones.

El acuerdo, alcanzado tras casi cuatro años de discusiones, aún debe ser ratificado por los colombianos en un plebiscito que se realizará el 2 de octubre.

"Hemos alcanzado un acuerdo final, completo, definitivo, para poner fin al conflicto armado con las FARC", dijo el presidente Juan Manuel Santos, en un mensaje a los colombianos poco después de la firma del acuerdo en La Habana por representantes de ambas partes.

"Hoy comienza el fin del sufrimiento, el dolor y la tragedia de la guerra", aseguró, aunque reconoció que el inicio de una nueva etapa está ahora en las manos de los colombianos que participarán en el plebiscito.

"La decisión, colombianos, está en sus manos", añadió, en una clara invitación a los ciudadanos a votar por el sí al plebiscito, que necesitará un poco más 4.5 millones de votos en un país en el que casi 35 millones de personas están aptas para votar.

Los diálogos avanzaron en medio de una férrea oposición entre los seguidores del ex presidente Álvaro Uribe (2002-2010).

El acuerdo fue anunciado inicialmente en La Habana por los garantes de Cuba y Noruega, en presencia de delegados del gobierno colombiano y de las FARC.

"La guerra ha terminado", afirmó el jefe negociador del gobierno colombiano, Humberto De la Calle, quien señaló que la mejor manera de superar el conflicto fue sentarse con las FARC "a hablar de la paz".

En Colombia siguieron atentos los detalles.

"Me puedo morir tranquilo, porque por fin voy a ver a mi país sin violencia y un futuro para mis hijos y nieto", dijo entre lágrimas Orlando Guevara, de 57 años y quien junto con cerca de 400 personas que portaban banderas blancas y de Colombia vio el anuncio en una pantalla gigante en un parque del norte de Bogotá.

"Hemos ganado la más hermosa de todas las batallas: la de la paz", dijo Luciano Marín o "Iván Márquez", jefe del equipo negociador de la guerrilla.

"Podemos proclamar que termina la guerra con las armas", añadió y dijo que ahora comienza una "de las ideas".

El arribo a un acuerdo se vislumbró a comienzos de agosto cuando las partes presentaron una suerte de hoja de ruta que guiará el cese del fuego bilateral, el cual entró en vigencia desde el mismo momento en que se firmó el acuerdo definitivo.

"Este es un gran momento histórico para el país. Acabar una guerra tan dura es toda una hazaña", dijo monseñor Luis Augusto Castro, presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia.

El prelado agregó que es clave que en adelante se desarrollen en el país campañas pedagógicas para que los colombianos tengan claro qué fue lo que se acordó en la capital cubana.

Santos anunció que el jueves enviará el acuerdo al Congreso y que también se divulgará en redes sociales, páginas de internet y medios de comunicación para que los colombianos conozcan los detalles.

Las negociaciones entre la administración de Santos y las FARC comenzaron a fines de 2012. Desde entonces, lograron acuerdos en materia agraria, la participación de los rebeldes en política, la lucha conjunta contra el narcotráfico, el resarcimiento de las víctimas, el blindaje jurídico y político a los puntos que se acuerden en la negociación, la forma en que los actores del conflicto armado pagarán por sus crímenes, el cese bilateral y definitivo del fuego y el abandono de las armas por parte de los rebeldes.

Entre los acuerdos revelados el miércoles, se contempla que el partido que surja del tránsito de las FARC a la vida política participará en los comicios de 2018 y 2022 para tener representación en el Legislativo. Según un documento de la presidencia colombiana divulgado entre la prensa, se les garantizará un mínimo de cinco curules para el Senado y cinco para la Cámara baja.

Según cifras oficiales, las FARC tienen en sus filas a unos 7 mil combatientes.

A inicios de mes se anunciaron los mecanismos de monitoreo para el fin de las hostilidades que correrán a cargo de Naciones Unidas y grupos de observadores internacionales y el funcionamiento de 23 zonas y ocho puntos a los cuales arribarán de manera transitoria los guerrilleros mientras se realiza el proceso de abandono de las armas.

Asimismo se estableció que la recolección y almacenamiento del armamento en poder de las FARC se desarrollará en tres fases a los 90, 120 y 150 días de la firma de la paz.

En los últimos 15 años el ejército colombiano, apoyado por el gobierno de Estados Unidos, desató una ofensiva que diezmó las tropas del movimiento insurgente y replegó a sus combatientes pero sin lograr derrotarlos, lo que puso a las partes en la necesidad de sentarse en una mesa de diálogo como la desarrollada en La Habana.

Si se formaliza el acuerdo final se extinguiría el último gran movimiento armado de América Latina.

En el país aún opera el Ejército de Liberación Nacional (ELN), aunque el gobierno de Santos también busca negociar la paz con ese grupo rebelde.

Pese a los esfuerzos de las FARC y la administración de Santos la reconciliación entre los colombianos parece compleja tras un enfrentamiento que dejó más de 220 mil muertos, miles de desaparecidos y millones de campesinos desplazados a las ciudades desde que se iniciaron las hostilidades en 1964.

JA



JA

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.