Gobierno y FARC discrepan sobre el inicio del acuerdo

El presidente colombiano dijo que hoy es el "Día D", en el que inicia el pacto y desarme de la guerrilla; un rebelde dijo que no se puede iniciar ya que, según él, "faltan leyes por tramitar".
El presidente colombiano Juan Manuel Santos (i) y el líder de las FARC Rodrigo Londoño, en Bogotá.
El presidente colombiano Juan Manuel Santos (i) y el líder de las FARC Rodrigo Londoño, en Bogotá. (Reuters )

Bogotá

El gobierno colombiano y las FARC mostraron este jueves diferencias sobre el primer día de implementación del nuevo acuerdo de paz que este miércoles fue aprobado por el Congreso y que pone fin a más de 50 años de conflicto armado interno.

El presidente Juan Manuel Santos aseguró que hoy es el "Día D", en el que comienza la implementación del acuerdo y el desarme de las FARC.

TE RECOMENDAMOS: Por acuerdo de paz, Colombia prepara indultos para FARC

"Comenzó el pos conflicto después de 52 años de guerra con las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia)", sostuvo Santos durante una ceremonia de ascensos de la Fuerza Aérea Colombiana en Cali, capital del departamento de Valle del Cauca (suroeste).

"El primer día de paz hemos asistido al ascenso de tres nuevos mayores generales, de los nuevos subtenientes, de nuevos brigadieres generales. Eso es una coincidencia muy feliz", indicó el mandatario.

"Hoy, primero de diciembre del año 2016, podemos decir, ya oficialmente, que esta guerra terminó", agregó el Premio Nobel de Paz.

No obstante, Félix Muñoz, uno de los negociadores de las FARC conocido bajo el alias "Pastor Alape", dijo que todavía no arranca el "Día D" debido a que, según él, "faltan leyes por tramitar".

"Falta el impulso para que se tramiten las leyes a través del 'Fast-track' (rápida aprobación) que luego nos permitirá decidir el 'Día D', o el inicio en firme del proceso de desmovilización y desarme de las guerrilla de las FARC", indicó "Alape" en diálogo con la emisora Caracol Radio.

Asimismo, el negociador enumeró varios aspectos que estarían pendientes para que casi 6 mil miembros de las FARC comiencen el agrupamiento en 27 zonas rurales y el desarme en 150 días bajo la vigilancia de las Naciones Unidas.

De acuerdo con Muñoz, "ninguno de los puntos (de agrupamiento) tiene la logística necesaria" para recibir "a 15 mil ex combatientes", incluidos allí quienes saldrán de las cárceles en tanto se tramite la ley de amnistía para aquellos que no hayan cometido delitos graves.

TE RECOMENDAMOS: ¿Qué viene tras el refrendo del acuerdo de paz en Colombia?

Santos y el máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño, firmaron el jueves pasado el nuevo acuerdo que incluyó las casi 500 propuestas de modificaciones que fueron planteadas por diversos sectores políticos y sociales y que a su vez fueron presentadas a la guerrilla.

Al final, las FARC aceptaron reabrir la negociación y hacer cambios sustanciales, aunque rechazaron una condición de la derecha radical, que exigía que los guerrilleros que cometieron delitos no pudiesen participar en política ni pretender llegar a cargos de elección popular.

Aunque fueron aceptadas varias de las propuestas de modificaciones, el partido de Uribe rechazó el nuevo acuerdo y dijo que votaría en contra en el proceso de ratificación en el Congreso, pues el gobierno descartó un segundo plebiscito.

El proceso de paz entre el ejecutivo y las FARC arrancó en noviembre de 2012 en Cuba y después de casi cuatro años de diálogos recibió la primera firma el 26 de septiembre en Cartagena de Indias.

jamj