• Regístrate
Estás leyendo: Expectativa ante discurso de Suu Kyi sobre los rohinyás
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 12:19 Hoy

Expectativa ante discurso de Suu Kyi sobre los rohinyás

La líder birmana y Nobel de la Paz debe hablar ante el exterminio de musulmanes. Desde el 25 de agosto, unos 412 mil rohinyás han huido a Bangladés por la represión militar.

Publicidad
Publicidad

Aidan Jones

A pocas horas del esperado discurso de la líder birmana Aung San Suu Kyi, premio Nobel de la Paz 1991, la presión aumentaba sobre Myanmar (ex Birmania) luego de que Human Rights Watch pidiera sanciones contra el ejército birmano, acusado de "limpieza étnica" contra más de 412 mil musulmanes de la minoría rohinyás.

Human Rights Watch (HRW) instó a las Naciones Unidas, en víspera del inicio de su Asamblea General en Nueva York, a imponer sanciones concretas y un embargo de armas a los militares, luego de que la ONU denunciara una "limpieza étnica" desde hace más de tres semanas contra los rohinyás en una operación de represalias tras un ataque de los rebeldes rohinyás el 25 de agosto.

Desde entonces, casi medio millón de refugiados, hombres, mujeres, ancianos y niños han llegado al vecino Bangladés, entre ellos 70 mil mujeres embarazadas o que acaban de dar a luz, según el gobierno bangladesí y la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur).

Así, en tres semanas se ha creado uno de los mayores campamentos de refugiados del mundo y ni las autoridades locales ni las organizaciones civiles (ONG) dan abasto. En medio de este caos, los accidentes se multiplican. Ayer, dos personas mayores murieron cuando unos elefantes salvajes pasaron por el ínfimo lugar donde se cobijaban, en un bosque ante la falta de espacio suficiente en los campamentos, afectados además por las lluvias monzónicas.

El sábado dos niños y una mujer murieron en una estampida humana causada a por los movimientos de la muchedumbre. Hambrienta y desesperada, la gente se abalanza de un lado para otro para intentar conseguir los paquetes de ropa o alimentos que se van distribuyendo. Y los rohinyás siguen afluyendo, huyendo de los incendios en sus poblados.

"En el distrito de Maungdaw, el ejército quema pueblos todos los días. Se nos informa a diario de dos a tres incendios", dice a la prensa Chris Lewa, del proyecto Arakan, una organización de defensa de los derechos de los rohinyás, cuyos informes son utilizados desde hace años por la ONU.

Muchos temen que estos refugiados se queden bloqueados en Bangladés, ya que las autoridades birmanas dijeron que no los dejarían volver por ser "cómplices "de los rebeldes rohinyás, considerados "terroristas" por el gobierno.

Presionada por todas partes, la líder birmana —que en 2015 ganó los comicios, pero los militares solo le permitieron asumir cuatro ministerios, entre ellos el de Exterior— se dirigirá al país en un discurso televisado este martes por la mañana. Suu Kyi está en una posición delicada, entre la comunidad internacional, que la critica, y la población birmana, mayoritariamente antimusulmana.

Hasta ahora, la ex disidente y pemio Nobel de la Paz ha apoyado al ejército, acusado de cometer abusos contra la población bajo pretexto de una operación antiterrorista.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.