Se expande gripe aviar en el este de China

Según informó la agencia oficial Xinhua, las autoridades sanitarias chinas detectaron dos nuevos casos de personas infectadas con la gripe aviar, ambas con la cepa H7N9.

Pekín

La gripe aviar se expande en el este de China, donde las autoridades confirmaron hoy dos nuevos contagios en humanos, mientras que en el centro del país causó la muerte de 140 aves salvajes y obligó a aislar dos humedales.

Según informó la agencia oficial Xinhua, las autoridades sanitarias chinas detectaron dos nuevos casos de personas infectadas con la gripe aviar, ambas con la cepa H7N9, en la ciudad de Shanghái y en la provincia de Shandong, en la localidad de Linyi.

De este modo, la gripe prosigue su avance por la costa oriental del gigante asiático, donde ya ha provocado la muerte de tres personas, todas ellas en la provincia de Fujian (sureste), donde se cree que contrajo la gripe el paciente de Shandong.

Fujian es la provincia más afectada, puesto que allí se han detectado desde el inicio del año 15 casos de gripe aviar en humanos.

Durante este invierno se han registrado otros contagios en las provincias vecinas de Cantón (al menos seis casos), Jiangxi (al menos dos) y Zhejiang.

El contagio anunciado hoy en Shanghái es el segundo en esta ciudad en lo que va del invierno.

Las autoridades chinas ya avisaron a comienzos de 2015 de que la temporada de gripe entraba en su fase de mayor incidencia.

Además de estos contagios en personas, otra cepa de la gripe aviar, la H5N1, ha causado en las últimas semanas la muerte de 140 aves salvajes en dos humedales del centro del país, según determinaron este sábado científicos chinos.

Aunque no se han registrado ninguna infección del virus en humanos en estas zonas, los gobiernos locales bloquearon los accesos a los humedales para reducir los riesgos.

En el embalse de Sanmenxia, que está en la provincia central de Henan, 93 aves salvajes han muerto, mientras que en el humedal de Pinglu, en la provincia de Shanxi (centro-norte), perdieron la vida otras 47.

Las autoridades chinas están preocupadas por la aparición de estos brotes de gripe aviar, ya que ambos espacios acogen durante el invierno a unas 10,000 aves migratorias que viven el resto del año en Rusia, lo que podría aumentar la difusión del virus.

Muchas de las aves muertas son cisnes procedentes de Siberia, informó el Ministerio de Patrimonio Forestal chino.

En granjas de Japón, Corea del Sur y Taiwán también se han detectado brotes de gripe aviar en las últimas fechas.