• Regístrate
Estás leyendo: Exiliados, “muy felices” de retornar en el 'Adonia'
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 08:19 Hoy

Exiliados, “muy felices” de retornar en el 'Adonia'

Una docena de cubanos que lograron hacer el viaje desde Miami en el histórico recorrido tenía hasta medio siglo fuera de la isla.

Publicidad
Publicidad
Hatsune Miku
Ciudad de México
19 de Julio
Los Caligaris
Guadajalara
19 de Julio
The Sol Festival
Poza Rica de Hidalgo
20 de Julio
FLOW
Ciudad de México
20 de Julio

Sara Gómez Armas

Felices y visiblemente emocionados de reencontrarse con sus orígenes, una veintena de cubanos arribó hoy al puerto de La Habana en el Adonia, el buque que ha inaugurado la primera ruta regular de cruceros entre Estados Unidos y Cuba en más de medio siglo.

Es el caso de Teresita y Marichel Torresillas, dos hermanas que salieron de Cuba en 1963 en uno de los últimos barcos fletados por la Cruz Roja para trasladar a cubanos que querían abandonar su país en los convulsos primeros años de la revolución, marcados por episodios como la invasión de Bahía Cochinos (1960), la crisis de los misiles (1962) y el inicio del bloqueo económico sobre Cuba.

"Regresar en barco después de tantos años es emocionante y ser partícipe del primer crucero que llega a la isla. Conocer gente en el barco que ha vivido cosas parecidas a las nuestras fue muy lindo", contó Teresita, que nada más bajar del buque adornó su pelo con unas banderolas de Cuba y EU y se tomó un mojito.

Una banda de salsa, bailarinas y una amplia barra con cócteles cubanos recibieron a los 704 pasajeros del crucero de la empresa estadunidense Fathom, filial de Carnival, en la terminal de llegadas del puerto de cruceros Sierra Maestra, en la bahía de La Habana, en pleno casco histórico de la ciudad. Entre ellos, una veintena de cubano-americanos, la mayoría de ellos exiliados desde niños, zarpó ayer de Miami en el Adonia, que inicialmente no iba a aceptar viajeros de origen cubano por una ley de la isla que impide a sus nacionales llegar por mar.

Luego de protestas del exilio cubano e incluso una demanda por discriminación, el gobierno cubano autorizó la semana pasada que los cubanos puedan entrar a su país por mar, algo prohibido por décadas, aunque se requiere visado tanto a cubanos como a cubano-americanos, razón por la que apenas una docena de pasajeros originarios de la isla son parte de este viaje.

Con lágrimas en los ojos y una emoción que le impedía hablar, Yanet, que nació hace 50 años en la provincia de Ciego de Ávila, en el centro de Cuba, sí pudo regresar hoy por primera vez a su país natal del que se fue con solo cuatro años.

"Es increíble, somos parte de la historia, es bonito poder venir a la tierra en la que nació", contaba en inglés su marido, estadunidense, mientras ella trataba de recobrar la voz. "Nerviosa y emocionada al mismo tiempo" estaba Ana García, que se fue de Cuba con seis años y regresa ahora por primera vez, sin familia cercana a la que visitar porque todos se exiliaron, pero "muy feliz" de reencontrarse con el país en el que nació hace 48 años.

Con la promesa de ofrecer una "experiencia de inmersión cultural", el crucero zarpó ayer de Miami y cubre una travesía de siete noches que incluye paradas en La Habana, Cienfuegos y Santiago de Cuba; trayecto que repetirá cada dos semanas.

"Estamos muy orgullosos de traer el primer crucero de EU a Cuba en 50 años. Esperamos que esta iniciativa pueda acercar más a nuestros pueblos de los dos países y que haya en el futuro más conexiones", dijo a su llegada el asesor legal de Carnival, el cubano-americano Arnaldo Pérez, el primer pasajero del barco que puso pie en tierra cubana, de la que salió con apenas nueve meses.

También viajó en este primer crucero el presidente de Carnival, Arnold Donald, "honrado y privilegiado" de que la compañía que dirige "sea parte de este histórico momento" y de llevar a Cuba no solo al exilio, sino también a estadunidenses "ansiosos por experimentar la isla".

"Es bonito estar en un país, del que hemos sido vecinos por tanto tiempo y del que ahora podemos ser amigos, hacer negocios, viajar e intercambiar experiencias", dijo Steacy King, una estadunidense de Seattle que no dudó en embarcarse en este viaje "histórico y muy especial".

Emoción y expectación también se vivió en la terminal de cruceros, donde cientos de cubanos se aproximaron a la bahía de La Habana para dar una calurosa bienvenida al Adonia, que hizo sonar su bocina cuando entró al Malecón con 700 pasajeros a bordo hacia las 14H30 GMT, tras haber partido de Miami la tarde del domingo.

"Estoy llorando desde que amaneció. No puedo creer que estoy aquí", dijo María Eugenia Peña, abogada de 47 años nacida en Miami. Sus padres y hermanos salieron de Cuba tras la revolución y el largo bloqueo de EU les impidió regresar.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.