Perfilan eurozona y Grecia un tercer rescate económico

Los socios de la región detallan las diferentes opciones que permitan al gobierno de Alexis Tsipras acceder, de forma más rápida, a fuentes de crédito en caso de alcanzar un acuerdo.
El primer ministro griego dijo estár “preparado para un compromiso honesto”.
El primer ministro griego dijo estár “preparado para un compromiso honesto”. (Philippe Wojazer/Reuters)

Bruselas

El gobierno griego y sus socios del euro se acercan a un acuerdo para evitar la salida de ese país de la eurozona, según el cual Atenas aceptaría una serie de medidas que antes rechazaba y que tendrá que aprobar en las próximas 48 horas para poder iniciar las negociaciones de un tercer rescate.

"Están prácticamente aceptadas todas las condiciones por el gobierno griego", aseguraron fuentes diplomáticas.

Atenas asume la participación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y renuncia a lograr un acuerdo para una quita, mientras que la eurozona elimina cualquier tipo de referencia a una salida de Grecia del euro.

Fuentes europeas y diplomáticas confirmaron que los jefes de Estado y de gobierno de la zona del euro, reunidos en Bruselas, ultiman los detalles de un documento por el que el gobierno griego se compromete a tomar una serie de medidas para así recuperar la confianza de los socios.

De cumplirse esta aprobación parlamentaria, los acreedores estarían dispuestos a dar el mandato necesario para abrir las negociaciones para la concesión de un tercer rescate, que se elevaría a un monto de entre 82 y 86 mil millones de euros.

Las acciones prioritarias que Grecia tendría que llevar a cabo incluyen cinco puntos, de los que "cuatro van a ser votados definitivamente para el miércoles, incluidos los ajustes en el IVA, las pensiones y la independencia de la oficina estadística helena Elstat", informaron fuentes involucradas en las conversaciones.

Además de estos puntos, la Eurozona exige a Grecia "compromisos adicionales, dado que la situación ha empeorado", con medidas como la revisión de la legislación laboral, incluidos los despidos colectivos. También se ultima el programa de privatizaciones.

Los socios abogan por incluir un objetivo no obligatorio para que Grecia logre ingresos de 50 mil millones de euros por la venta de activos con el fin de reducir la deuda helena, sin fecha fija.

Para el primer ministro heleno, Alexis Tsipras, es clave que la reunión finalice con algún tipo de consenso que permita mandar una señal al Banco Central Europeo (BCE), antes de la reunión de su Consejo de Gobernadores de hoy, y al que el Banco de Grecia solicitó un aumento del techo de las líneas de liquidez que son la principal fuente de alimentación de la banca helena, sometida a un corralito desde hace dos semanas.

No se descarta la posibilidad de recurrir a un financiamiento restante del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), que cuenta con una capacidad de hasta 60 mil millones de euros y que tiene 13 mil millones que pueden ser activados por decisión de los ministros de Economía y Finanzas de la UE por mayoría cualificada.

En la reunión también se abordó, según las fuentes, un asunto de especial importancia para Holanda, que se refiere a que haya un compromiso de Atenas para revisar e incluso compensar los efectos de las medidas aprobadas en los últimos seis meses y contrarias a lo pactado en anteriores rescates, como sería la reapertura de la radiotelevisión pública.