• Regístrate
Estás leyendo: Hungría aprueba cárcel a quien ayude a migrantes
Comparte esta noticia

Hungría aprueba cárcel a quien ayude a migrantes

El Parlamento de Hungría aprobó una polémica ley que castiga con hasta un año de cárcel a las personas que ayuden a migrantes indocumentados, además prohíbe el asentamiento de estos en el país.
Publicidad
Publicidad

El parlamento de Hungría adoptó un paquete de leyes que penalizan a las organizaciones no gubernamentales que ayudan a los migrantes, una de las promesas del primer ministro nacionalista Viktor Orban.

Las leyes, que castigan con hasta un año de cárcel a quienes ayuden a migrantes en situación irregular, fueron aprobadas con 160 votos a favor y 18 en contra.

Las enmiendas constitucionales aprobadas prohíben el asentamiento de ciudadanos no húngaros en Hungría -a excepción de los europeos-, y también declara que la composición de la población del país no puede ser modificado "mediante una voluntad externa".

Otras reformas constitucionales también aprobadas en el paquete declaran que el Estado debe defender los valores y cultura cristianos del país y crea una nuevo sistema judicial que hasta ahora no existía en Hungría, el de los tribunales administrativos.

Según el gobierno, las leyes tienen como objetivo disuadir a los activistas que quieren ayudar a migrantes que no merecen el estatuto de refugiado, por ejemplo a aquellas personas que no pueden demostrar que se hallaban en peligro inminente antes de llegar a Hungría, o a los que entraron ilegalmente.

La propia división húngara de la organización Amnistía Internacional podría verse afectada por ese paquete legislativo. El grupo tildó la iniciativa de "ataque descarado contra gente que busca huir de la persecución y contra los que llevan a cabo un trabajo admirable para ayudarlos".

"Es un nuevo golpe en la intensa guerra contra la sociedad civil y es algo que resistiremos sin descanso" añadió la organización en su comunicado.

Las leyes son conocidas como "Stop Soros", en alusión al multimillonario y financiero estadunidense de origen húngaro George Soros, auténtico "cabeza de turco" del gobierno Orban, que lo acusa, con sus iniciativas, de querer provocar una "invasión" de migrantes.

Los ataques contra Soros fueron constantes durante la campaña electoral del pasado mes de abril, en la que el partido de Orban, Fidesz, obtuvo una mayoría en el parlamento por tercera vez consecutiva.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.