• Regístrate
Estás leyendo: EU acusa al EI de "genocidio" en Irak y Siria y aumenta la presión moral
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 07:23 Hoy

EU acusa al EI de "genocidio" en Irak y Siria y aumenta la presión moral

Washington busca aumentar la presión moral internacional sobre el grupo yihadista y contribuir a una investigación sobre las atrocidades cometidas por el Estado Islámico.

Publicidad
Publicidad

Estados Unidos calificó hoy de "genocidio" las atrocidades cometidas por el Estado Islámico (EI) en Irak y Siria, un paso con el que busca aumentar la presión moral sobre el grupo yihadista y contribuir a una eventual investigación internacional sobre esos crímenes.

La acusación de genocidio, anunciada por el secretario de Estado, John Kerry, tras una evaluación que duró varios meses, no obliga legalmente al Gobierno estadunidense a intensificar su campaña militar contra el grupo yihadista, pero sí puede espolear esfuerzos para investigar y hacer que el EI responda por sus delitos.

"Daesh (nombre alternativo del EI) es responsable de genocidio contra varios grupos en las áreas que controla, incluidos yazidíes, cristianos y musulmanes chiíes", dijo Kerry en una declaración a la prensa en el Departamento de Estado.

"También es responsable de crímenes contra la humanidad y limpiezas étnicas dirigidas contra esos mismos grupos y en algunos casos también contra los musulmanes suníes, kurdos y otras minorías", agregó el titular de Exteriores estadunidense.

Convención de la ONU de 1948

Estados Unidos es parte de la convención de la ONU de 1948 sobre genocidio, que compromete a los países firmantes a "impedir o castigar" ese acto incluso mediante la solicitud a Naciones Unidas de sanciones u otras medidas para prevenirlo.

Por eso, Estados Unidos no emplea a la ligera el término genocidio y esta es la segunda vez que lo usa durante un conflicto en activo, después de utilizarlo en 2004 para describir el asesinato de miles de personas en la región sudanesa de Darfur.

"Debemos reconocer lo que Daesh está haciendo a sus víctimas. Debemos obligar a que los responsables rindan cuentas. Y debemos encontrar los recursos para ayudar a que quienes sufren por esas atrocidades puedan sobrevivir", afirmó el secretario de Estado.

Kerry subrayó que él no es "un juez, ni fiscal ni jurado" y, en último término, "los hechos completos" sobre las atrocidades cometidas por el EI "deben salir a la luz mediante una investigación independiente y a través de la determinación legal formal de un tribunal competente".

"Pero Estados Unidos apoyará decididamente los esfuerzos para recolectar, documentar, preservar y analizar las pruebas de las atrocidades y haremos todo lo que podamos para asegurarnos de que los responsables rinden cuentas", prometió. En enero, la ONU se acercó a calificar como genocidio los crímenes cometidos por el grupo yihadista en Irak.

Un informe conjunto de la Misión de la ONU en Irak (UNAMI) y el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos determinó que las violaciones cometidas por el EI en ese país constituían un "posible genocidio". Kerry admitió hoy que, pese a sus varios meses de investigación, el Departamento de Estado no ha podido compilar un "registro completo" de los crímenes cometidos por el EI, dado el difícil acceso a muchas áreas en conflicto.

Pero citó, por ejemplo, el asesinato de "cientos de yazidíes" en la localidad iraquí de Kocho en 2014 y el cerco de "decenas de miles" en el monte Sinyar con la intención de "matarlos", además de la "esclavitud y violación" de muchas mujeres y niñas pertenecientes a esa minoría religiosa.

También denunció que el EI ha "masacrado a cientos de chiítas turcomanos y chabaquíes" en Irak y "ejecutado a muchos cristianos simplemente debido a su fe", además de forzar a mujeres y niñas de esa fe a "la esclavitud sexual".

"Daesh mata a los cristianos por el hecho de ser cristianos, a los yazidíes por el hecho de ser yazidíes y a los chiítas por el hecho de ser chiíeta", destacó Kerry. "No tengo ninguna duda de que si Daesh lograra establecer su llamado califato, trataría de destruir lo que queda del mosaico étnico y religioso que una vez prosperó en esa región", añadió.

Por su parte, el Simon Wiesenthal Center, que trabaja en la conservación de la memoria de genocidios pasados y que hace campañas contra el fanatismo, se congratuló de la decisión de nombrar a cristianos y yazidíes como víctimas. "Reiteramos nuestro pedido de que Estados Unidos considere a estos dos grupos como prioritarios en la consideración de permiso de inmigración a nuestro país", señala la organización.

El pasado lunes, la Cámara de Representantes de EU aprobó una resolución que tachaba de "genocidio" los actos del grupo yihadista contra los cristianos, los kurdos, los yazidíes y otras minorías étnicas, e instaba a todos los Gobiernos del mundo a "llamar a las atrocidades del EI por su nombre".

Varios congresistas de ambos partidos celebraron hoy la decisión de Kerry, entre ellos el que impulsó la resolución en la Cámara baja, el republicano Jeff Fortenberry. "Espero sinceramente que la designación de genocidio aumente la conciencia a nivel internacional, acabe con este silencio escandaloso y cree las condiciones para la protección y reintegración de estas comunidades en sus tierras ancestrales", afirmó Fortenberry en un comunicado.

El presidente de la cámara baja del Congreso que trata los temas de derechos humanos en el mundo, Chris Smith, dijo que ahora Washington debería empezar el cabildeo para armar un Corte Internacional del tipo de las que se crearon para los casos de Ruanda y Yugoslavia.

Presión por intentar reclutar

De otra parte, un ciudadano estadunidense fue sentenciado hoy a 22.5 años de prisión después del intento de reclutar para el grupo Estado Islámico (EI) a informantes del FBI en Siria.

Mufid Elfgeeh, de 32 años, oriundo de Rochester (Nueva York) y definido por los fiscales como "uno de los primeros" reclutadores del IS en Estados Unidos, fue encontrado culpable de proporcionar apoyo material a los extremistas en diciembre pasado.

Los acusadores señalaron que Elfgeeh difundía propaganda pro EI en las redes sociales, buscaba fondos para los extremistas y trató de reclutar a dos individuos, ambos cooperantes del FBI, para unirse al grupo extremista en Siria.

Además le compró a los informantes una laptop y una cámara para llevarse a Siria, y les proporcionó información sobre cómo viajar a la zona sin ser detectados a través de contactos en ultramar.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.