Cesan a cuatro funcionarios por estampida en Shanghai

La investigación señala que algunos de los empleados participaban en un opulento banquete la noche del desastre, lo que dificultó la respuesta y sumó más descontento público.
Se desconoce qué provocó la estampida en la que al menos 35 personas murieron en Shanghai.
La estampida dejó 36 personas sin vida. (weibo.com)

Shanghai

El gobierno de la ciudad de Shanghai despidió a cuatro altos cargos y sancionó a otros siete por la insuficiente preparación y respuesta a la estampida de Año Nuevo en la que murieron 36 personas.

Los resultados de la investigación publicados por el gobierno municipal el miércoles también señalaron la noche del desastre que algunos de los funcionarios responsables participaban en un opulento banquete a expensas de los ciudadanos, lo que dificultó la respuesta y sumó más descontento público.

El informe de la investigación culpa a los funcionarios del distrito de Huangpu por no haber tomado suficientes precauciones, mala gestión y congestión en el lugar de la estampida, el popular paseo Bund junto al río.

El secretario del Partido Comunista en el distrito de Huangpu, el jefe de gobierno, el director y el subdirector de la policía fueron destituidos y otros siete funcionarios fueron degradados de categoría o sancionados de otra forma, dijo Wang Yu, subdirector de la Oficina Municipal de Supervisión de Shanghai, en una conferencia de prensa

La estampida se produjo una media hora antes de la medianoche del 31 de diciembre en unos escalones de cemento de la famosa costanera donde normalmente se realiza un espectáculo de luces, que en esta ocasión había sido cancelado. La popular avenida está llena de edificios art decó de las décadas de 1920 y 1230, cuando Shanghai acogía bancos internacionales y casas comerciales.

Tres docenas de personas, entre ellas un niño de 12 años, murieron pisoteadas y asfixiadas en medio de una masa de cientos de personas, en la peor tragedia de los últimos años en una de las ciudades escaparate de China.

Familiares de las víctimas han cuestionado si las autoridades notificaron adecuadamente al público la cancelación del espectáculo de luces. También han puesto en duda si la ciudad tomó medidas de emergencia adecuadas cuando cientos de miles de personas seguían dirigiéndose al Bund, y si policías y médicos respondieron adecuadamente tras la estampida.