Más del 70 % de estadunidenses apoya regularización de indocumentados

El sondeo del centro Pew revela también que solo el 42% está a favor de concederles una vía a la ciudadanía, y que los votantes demócratas y los independientes son más favorables que los ...
Inmigrantes mexicanos cruzan con agua el desierto de Arizona en un intento de pasar ilegalmente a EU
Inmigrantes mexicanos cruzan con agua el desierto de Arizona en un intento de pasar ilegalmente a EU (AFP)

Washington

El 72 por ciento de los estadunidenses apoya la regularización de los inmigrantes indocumentados que están en el país si se cumplen ciertos requisitos, aunque solo el 42 % está a favor de concederles una vía a la ciudadanía, según una encuesta nacional publicada hoy por el centro de investigación Pew.

Por partidos, los votantes demócratas (80 por ciento) y los independientes (76 por ciento) son más favorables que los republicanos (56 por ciento) a la legalización de los inmigrantes sin papeles.

El sondeo revela también que el 51 % de estadunidenses creen que puede mejorarse la seguridad en la frontera, el 37 % respalda la actuación en materia migratoria del presidente de EU, Barack Obama; y el 59 % de los republicanos creen que su partido no representa bien sus ideas sobre ese tema.

Entre los que creen que debería permitirse a los indocumentados permanecer legalmente en el país, el 42 % piensa que deberían poder solicitar la ciudadanía estadunidense, mientras que el 26 % opina que únicamente deberían poder optar a la residencia permanente.

Las cifras suponen únicamente un cambio "moderado" respecto de los dos últimos años, según el centro Pew, que en enero de 2014 publicó otro estudio en el que aseguraba que al menos 7 de cada 10 estadunidenses respaldaba la legalización de los indocumentados.

Los hispanos, los jóvenes y los demócratas son los más favorables a la idea de que los indocumentados cuenten con permisos para permanecer legalmente en el país, de acuerdo con el nuevo sondeo.

El 86 por ciento de los hispanos cree que debe permitirse la permanencia legal de los indocumentados en el país si se cumplen ciertos requisitos y, entre ellos, el 54 % cree que deberían poder aspirar a la ciudadanía y el 30 % limitaría sus opciones a la residencia permanente.

El 93 % de las personas nacidas fuera de Estados Unidos y el 81 % de los menores de 30 años del país piensan que los inmigrantes indocumentados deberían poder regularizar su estatus, algo que respaldan un 80 % de los demócratas y un 56 % de los republicanos.

El 59 % de los republicanos encuestados afirmaron que su partido no está haciendo un buen trabajo a la hora de representar sus ideas respecto de la inmigración ilegal, mientras que el 51 % de los demócratas creen que sus representantes políticos sí están defendiendo bien sus ideas. A pesar de ello, el 56 % de todos los encuestados no aprueba la actuación de Obama en inmigración y solo el 37 % la apoyan.

Los hispanos están divididos en ese punto: un 48 % es crítico con Obama en esta materia mientras que un 44 % lo respalda, algo que puede deberse en parte al escaso impacto práctico de las medidas anunciadas en noviembre para regularizar temporalmente a unos 5 millones de indocumentados, suspendidas por un tribunal de Luisiana.

Seis de cada diez estadounidenses rechaza la idea de que legalizar a los inmigrantes indocumentados sea una recompensa por su mal comportamiento, mientras que tres de cada diez considera que haciéndolo se les recompensa por haber entrado ilegalmente en el país.

Está última opinión está más extendida entre los republicanos (58 por ciento) que entre los demócratas y los independientes (33 por ciento, cada uno). Los estadunidenses se encuentran, sin embargo, más divididos cuando se les pregunta sobre su opinión sobre los inmigrantes y la inmigración en general.


En cuanto a la seguridad fronteriza, el 51 % de los encuestados afirmó que puede hacerse "mucho" más para mejorarla, mientras que el 29 % cree que puede hacerse "algo más", y solo el 17 % considera que apenas puede hacerse "nada más" para fortalecerla.

Respecto de la inmigración legal, el 39 % respalda mantener las cuotas como están en la actualidad, mientras que un 31 % cree que deberían reducirse, y un 24 % está a favor de aumentarlas.

Entre todos los encuestados, un 51 % creen que los inmigrantes fortalecen el país con su trabajo -una proporción menor al 57 % que decían lo mismo en un sondeo de Pew el año pasado- mientras que un 41 % opina que suponen una carga para la nación.

La reforma migratoria, aprobada por el Senado en junio de 2013, murió el verano pasado en la Cámara de Representantes, ante la negativa de los republicanos de someterla a un voto en la cámara baja. El pasado mes de noviembre, Obama anunció decretos migratorios, ante la falta de acción por parte del Congreso.

Los decretos se encuentran bloqueados desde febrero por un juez de Texas, a la espera de que los tribunales decidan si el presidente se excedió o no en su poder ejecutivo a la hora de conceder papeles temporales a unos cinco millones de indocumentados de los 11 millones que viven actualmente en Estados Unidos.

El estudio publicado hoy se basa en encuestas telefónicas hechas entre el 12 y el 18 de mayo pasados a una muestra nacional de 2,002 adultos, con un margen de error de +/- 2,5 puntos porcentuales.