EU participará en pláticas sobre el conflicto en Siria

El canciller turco, Mevlut Cavusoglu, dijo que la nación americana estará en la negociación con Rusia sobre la situación en Siria.
Estados Unidos participará en las negociaciones sobre el conflicto sirio.
Estados Unidos participará en las negociaciones sobre el conflicto sirio. (Reuters)

Ankara, Turquía

Estados Unidos participará en las negociaciones sobre el conflicto sirio, según informó Ankara, que junto a Moscú organiza esta reunión, prevista el 23 de enero en Kazajistán, pero Rusia rechazó pronunciarse sobre esta decisión.

La tregua entre el ejército y los insurgentes, en vigor desde el 30 de diciembre, persistía, de forma frágil, en la mayor parte de los frentes. Este alto el fuego se considera un preludio de las negociaciones en Astaná, la capital de Kazajistán, que empezarán tres días después de la toma de posesión del nuevo presidente estadunidense, Donald Trump.

TE RECOMENDAMOS: Siria acusa a Israel de disparar misiles a su territorio 

Este cese de las hostilidades, seguido de las negociaciones intersirias, fue auspiciado por Rusia, aliada del presidente Bashar al Asad, y por Turquía, que apoya a los rebeldes, tras la victoria del régimen en Alepo el 22 de diciembre. La administración de Barack Obama fue entonces dejada al margen.

Anoche, en Ginebra, el jefe de la diplomacia turca, Mevlut Cavusoglu, anunció que su socio ruso estaba de acuerdo para que Estados Unidos entrara en el proceso de negociaciones.

"Estados Unidos definitivamente debería estar invitado y eso es lo que acordamos con Rusia", dijo en alusión al encuentro de Astaná, donde se reunirán representantes del régimen y de los grupos rebeldes.

"Necesitamos mantener el alto el fuego. Es esencial para las conversaciones de Astaná", indicó Cavusoglu, agregando que las invitaciones para la reunión serían enviadas la próxima semana.

"Nadie puede ignorar el papel de Estados Unidos. Y esto es una posición de principios para Turquía", afirmó.

Esperando a Trump

Según una fuente siria, el 23 de enero podría llevarse a cabo una reunión inaugural y protocolaria con varios países invitados, entre ellos Estados Unidos, como sucedió en 2014 en Montreux (Suiza). Después de este encuentro, se abrirían las negociaciones entre el régimen y los rebeldes bajo la supervisión única de Rusia y Turquía.

Cuestionado en Moscú sobre la invitación a Estados Unidos anunciada por Turquía, el ministerio de Relaciones Exteriores no reaccionó rápidamente.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, declaró: "No puedo pronunciarme. Por supuesto, somos favorables a una representación lo más amplia posible de todas las partes" implicadas en el conflicto sirio. "Pero no puedo responder concretamente por el momento", agregó.

El 29 de diciembre, el jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov dijo que "esperaba que cuando la administración de Donald Trump entre en funciones, (Estados Unidos) pueda asociarse también a estos esfuerzos, para poder trabajar en una misma dirección de forma armoniosa y colectiva". Pero no precisó si se trataba de los encuentros de Astaná o del proceso en general.

"Para la nueva administración estadunidense, no es una prioridad tener un papel en la resolución de la crisis siria", estimó el responsable del departamento de Ciencias Políticas de la Lebanese American University (LAU) de Beirut, Imad Salamey.

TE RECOMENDAMOS: Rusia confirma pláticas sobre Siria el 23 de enero

"Creo que cuando Trump esté en la Casa Blanca, el liderazgo seguirá en manos de los rusos pero (el presidente estadunidense) exigirá garantías, principalmente de seguridad para Israel y también sobre la reducción del papel de Irán", otro apoyo del régimen sirio.

Irán y su aliado, el Hezbolá libanés, que ayudan a nivel militar al régimen en Siria, son los enemigos jurados de Israel.

AFC