Durante 30 días, espionaje masivo de EU a Francia: ‘Le Monde’

El diario francés publicó hoy documentos de la Agencia Nacional de Seguridad, donde se detalla el espionaje a políticos y empresarios franceses.
Oficinas de la Agencia de Seguridad Nacional en Fort Meade, Maryland.
Oficinas de la Agencia de Seguridad Nacional en Fort Meade, Maryland. (AFP)

París

Estados Unidos interceptó 70.3 millones de comunicaciones emitidas desde Francia en 30 días entre finales de 2012 y comienzos de 2013, según documentos de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) publicados hoy por [i]Le Monde[/i].

Ese número de interceptaciones se produjeron entre el 10 de diciembre y el 8 de enero, con una media de tres millones diarias, aunque hubo un pico de casi siete millones tanto el 24 de diciembre como el 7 de enero, señaló el periódico, que destacó el carácter "masivo" de este espionaje.

Los principales objetivos de la NSA en Francia eran personas sospechosas de tener vínculos con actividades terroristas, pero también otras relacionadas con el mundo empresarial y de los negocios, así como políticos o funcionarios.

El dispositivo de espionaje consistía en la grabación automática de las conversaciones o los mensajes cuando se activa un determinado número de teléfono que interesa.

Los SMS también eran capturados desde el momento en que incluían ciertas palabras clave.

Además, se guardaba el registro histórico de las conexiones de cada número definido como objetivo.

Las técnicas utilizadas para estas interceptaciones aparecen en los documentos de la NSA con dos códigos diferentes, [i]DRTBOX[/i] y [i]WHITEBOX[/i] que, en los 30 días señalados, representaron 62.5 millones y 7.8 millones respectivamente.

[i]Le Monde[/i], que obtuvo sus informaciones de la documentación sustraída por el exagente de la NSA Edward Snowden, transmitida luego por el periodista Glenn Greenwald, recordó que Francia no es el país más espiado por el número de comunicaciones capturadas por Estados Unidos, ya que en Europa Alemania y el Reino Unido le superan.

En el último caso, sin embargo, esa vigilancia se hizo con el asentimiento de las autoridades británicas.

El ministro francés del Interior, Manuel Valls, consideró hoy que la información del vespertino contiene "revelaciones chocantes" que requieren "explicaciones", en una entrevista con la emisora [i]Europe 1[/i].