Con pocas esperanzas, cambian estrategia de búsqueda de mineros en Honduras

El encargado de dirigir las operaciones, el geólogo Aníbal Godoy, dijo que "hicimos la exploración en otro túnel que es más seguro" que será reforzado con madera en el techo para prevenir derrumbes.
Familiares de los ocho mineros atrapados llega a un retén militar para poder ingresar a los alrededores de la mina en San Juan Arriba
Familiares de los ocho mineros atrapados llega a un retén militar para poder ingresar a los alrededores de la mina en San Juan Arriba (EFE)

Choluteca

Los socorristas que intentan rescatar a ocho obreros atrapados en una mina de oro en Honduras cambiaban el domingo su estrategia de búsqueda, aunque con pocas esperanzas de encontrar vida. El encargado de dirigir las operaciones, el geólogo Aníbal Godoy, dijo a la AFP que este domingo "hicimos la exploración en otro túnel que es más seguro" y que será reforzado colocando madera en el techo para prevenir derrumbes mientras entran los rescatistas hondureños y salvadoreños.

"Cinco mineros y seis bomberos entraron al túnel y sí ofrece mayor seguridad" que el otro por donde el viernes se sacaron a los tres sobrevivientes, añadió. El accidente se produjo el miércoles después del mediodía al derrumbarse uno de los túneles de las minas artesanal de oro en San Juan de Arriba, municipio de El Corpus departamento de Choluteca, 160 km al sur de Tegucigalpa.

Tres de los once mineros lograron salir con vida el viernes después de un rescate desesperado en el que los socorristas sacaron tierra y piedras con sus propias manos porque si utilizaban maquinaria podrían propiciar más derrumbes. Al ser contratado por el gobierno para dirigir las operaciones de rescate, Godoy se reunió el sábado con los mineros que conocen los túneles, más de 80 que perforan la elevada montaña, para elaborar un mapa de cómo se cruzan entre sí en las profundidades de hasta 300 metros. Así identificaron un boquete por donde entrar con mayor seguridad.

Pero el experto reconoció que es "difícil" encontrar con vida a los trabajadores cinco días después del derrumbe. Los otros ocho "nos decían que les ayudáramos a salir pero nosotros casi no podíamos ni movernos", dijo uno de los rescatados, Bayron Maradiaga, al diario El Heraldo que lo entrevistó en la clínica en la ciudad de Choluteca.

"Se escuchaba que pedían auxilio porque no soportaban el peso de las piedras que tenían encima y como a nosotros solo se nos aterró la entrada solo nos hicimos para atrás" del derrumbe, relató. "Se escuchaba que estaban llorando porque no soportaban y de ahí no volvimos a escuchar nada", subrayó. El trabajador de la mina, Rodolfo Zepeda, relató a diario La Tribuna que él puso el explosivo que provocó el derrumbe.

"Yo coloqué la carga de dinamita", relató y lamentó que los trabajadores "no esperaron ni cinco minutos después de la explosión" para entrar a recoger el material que contiene el mineral. "A los pocos minutos (de la explosión de la dinamita) se escuchó que el cerro se había caído (...) Me acordé de mi hermano que había entrado a la mina", deploró. Su hermano, Faustino Zepeda (23), es uno de los ocho.

El mayor de los bomberos Marco Antonio Artica informó a radio Globo que se había reanudado la búsqueda este domingo. "Estamos tratando de llegar a donde se encuentran ellos", añadió y estimó que pudieran estar a unos 90 mts de la entrada del túnel de la nueva exploración. Después de tantas horas realmente el escenario que nos espera ya no es alentador ahí solamente Dios es que puede tener a estos compatriotas con vida".

Socorristas de El Salvador habían llegado para ayudar pero se marcharon el sábado y solo quedan los guatemaltecos ayudando a los hondureños. Se descartó la llegada de chilenos al disminuir la posibilidades de rescatarlos con vida. El gobierno de Michelle Bachelet había anunciado que llegarían a la zona dos rescatistas chilenos que participaron en el mediático rescate de 33 mineros que estuvieron 69 días atrapados a 700 mts en una mina en el desierto de Atacama hace cuatro años.