Un español y una belga reclaman ser hijos ilegítimos de Juan Carlos I

La pérdida de inviolabilidad del ex monarca tras su abdicación puede reactivar una antigua demanda de paternidad presentada por Alberto Solà Jiménez, nacido en 1956 en Barcelona y criado en una ...
Alberto Solà e Ingrid Bartiau, que afirman ser hijos del monarca, quieren que el ex rey Juan Carlos se haga una prueba de paternidad
Alberto Solà e Ingrid Bartiau, que afirman ser hijos del monarca, quieren que el ex rey Juan Carlos se haga una prueba de paternidad (Reuters)

Madrid, Barcelona

Tras su reciente abdicación y la proclamación como rey Felipe VI de su hijo, Juan Carlos I de España pierde su inviolabilidad como monarca, lo que puede reavivar una antigua demanda de paternidad presentada por un supuesto hijo ilegítimo. Alberto Solá Jiménez, nacido en 1956 en Barcelona y criado en una familia adoptiva, lleva años reivindicándose como el primogénito del monarca que, según su versión, mantuvo una relación en los años 1950 con su madre biológica.

Junto a la belga Ingrid Jeanne Satiau, que también dice ser hija de Juan Carlos, presentó en octubre de 2012 una demanda de paternidad que fue rechazada por los juzgados de primera instancia de Madrid alegando que la Constitución española afirma que "el rey es inviolable". Un año más tarde, en octubre de 2013, Solá presentó una nueva demanda contra el ex monarca y su madre biológica, y pidió la exhumación del cadáver del padre de Juan Carlos, don Juan de Borbón, para realizar un análisis de ADN.

La demanda fue rechazada pero existe un recurso pendiente que deberá ser deliberado el 9 de septiembre. Ahora que el rey ha abdicado y ha perdido su inviolabilidad, el abogado de Solá tiene esperanzas de que se tramite el caso. "Ahora ya no es inviolable y con la ley en la mano, tenemos la razón. Otra cosa es que ciertos intereses inclinen las cosas hacia otro lado", dijo a la AFP Francesc Bueno.

El próximo lunes, Bueno ampliará el recurso con dos nuevas pruebas: por una parte, la ley de abdicación del monarca que certifica el fin de su inviolabilidad, y por otra, una muestra de ADN anónima que ellos atribuyen al monarca y que coincide en un 99.9% con la de Solá. Si se llegara a confirmar la paternidad, Alberto Solá se convertiría en el primogénito varón de Juan Carlos en vez del ya proclamado rey Felipe VI.

"Mi cliente no tiene aspiraciones monárquicas ni ánimo de lucro sino que solo quiere un reconocimiento de su condición de hijo de Juan Carlos", afirmó Bueno. La necesidad o no de proteger jurídicamente a Juan Carlos una vez abdicado ha generado polémica en España. Sin embargo, el gobierno español anunció hoy la presentación de dos enmiendas para conceder al antiguo monarca la condición de aforado, por lo que solo podría ser juzgado por el Tribunal Supremo.

Albert Solà, de 56 años y residente en Gerona, intenta desde los años 90 que Don Juan Carlos le reconozca como uno más de sus hijos. Según Solà, el que por aquel entonces era el príncipe Juan Carlos hizo un viaje desde la academia militar de Zaragoza, donde se encontraba estudiando, a Barcelona. Allí habría conocido a María Bach Ramón, hija de unos conocidos banqueros.

Según explica el propio Solà, unas enfermeras de la Maternidad de Barcelona arrebataron el niño a María Bach y lo llevaron a Ibiza, isla en la que estuvo hasta 1961 para regresar a la ciudad condal tres años después. Solà, después de varios años investigando su pasado, descubrió unos documentos en los que aparecía la expresión “chupete verde”, una acotación que, según los historiadores, servía para referirse a los niños con sangre real.

El catalán interpuso el año pasado una demanda por paternidad junto a Ingrid Satriau, ciudadana belga que también reclama ser hija del ex rey Juan Carlos. Sin embargo, las titulares de los juzgados de Primera Instancia número 19 de Madrid, María Isabel Ferrer-Sama, y número 90, Milagros Aparicio, acordaron la inadmisión a trámite de dicha demanda estableciendo que “la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”.

En cuanto a Ingrid Sartiau, belga de 46 años, dice que su madre tuvo una relación con el entonces príncipe Juan Carlos hasta 1966, fruto de la cual nació ella en aquel año --nació después de la infanta Cristina y antes del príncipe Felipe--.  Ella afirma que hace unos diez años, mientras veía televisión en su casa, apareció el rey Juan Carlos en la pantalla y su madre, Lilian, le dijo, “este hombre es tu padre”.

Ingrid no siguió adelante con el descubrimiento, pero hace un año se enteró de la publicación de un libro sobre “los hijos ilegítimos del rey de España” y decidió informarse más. Buscó en Internet y se encontró con el caso de Solà Jiménez; le escribió y desde entonces han seguido juntos en su gestión. Ambas personas se han sometido a un test de compatiblidad de adn por un especialista de la Universidad de Lovaina, que ha establecido que son hermanos al 91 por ciento de probabilidad.