Caso Petrobras: el escándalo que sacude a Brasil

El caso de corrupción de la petrolera Petrobras ha alcanzado a funcionarios y ex presidentes de Brasil, uno de ellos es Lula da Silva quien hoy rindió su declaración ante la policía. 
La crisis por el escándalo de corrupción en Petrobras involucra a funcionarios y ex presidentes.
La crisis por el escándalo de corrupción en Petrobras involucra a funcionarios y ex presidentes. (Reuters)

Ciudad de México

La red de corrupción develada en la estatal brasileña petrolera Petrobras en marzo de 2014 descargó una serie de problemas legales, financieros y políticos sobre la empresa y puso en la mira a figuras cercanas al gobierno.

A dos años de que la policía federal inició la operación "Lava Jato", hay decenas de detenidos, como altos funcionarios de la paraestal, ex ministros y miembros de los partidos políticos más importantes del país.

El nuevo hito de "Lava Jato" fue el allanamiento de la casa del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva y su conducción a declarar ante la policía.

"Lava Jato"es como en Brasil se le conocen a los servicios de lavado de automóviles, fue denominado así ya que los primeros lugares cateados fueron gasolineras que los cambistas usaban como tapaderas para el lavado de dinero.

Petrobras, el "pasaporte al futuro" de Brasil

La compañía estatal Petrobras se fundó en 1953, es la más grande de Brasil y los brasileños depositaron en ella el futuro económico de su país tras la promesa del ex presidente, Lula da Silva, y la actual mandataria, Dilma Rousseff, de explorar yacimientos descubiertos en 2006.

Sin embargo esos sueños se disiparon cuando en marzo de 2014 la policía brasileña develó la operación "Lava Jato" contra una compleja red de lavado de dinero y evasión de divisas que habría movido unos 4 mil millones de dólares en una década.

¿En qué consiste el escándalo?

De 2004 a 2014, la petrolera estatal brasileña licitaba sus obras a empresas constructoras y de ingeniería del país, del presupuesto se desviaba un porcentaje para sobornos. El dinero volvía a entrar al sistema a través de negocios de gasolineras, compra de obras de arte, lavanderías y hoteles. El dinero también era desviado a través de más de 300 cuentas de banco suizas y empresas "fachada" en Hong-Kong y China.

La propia Petrobras asegura que los desvíos descubiertos sumaron en diez años unos dos mil millones de dólares, pero la Fiscalía calcula que pueden ser mayores, ya que, por sus cálculos, la red de corrupción desvió entre el 1 por ciento y el 5 por ciento de cada contrato firmado por la estatal.

Los partidos políticos y las empresas implicadas

En septiembre de 2014, durante la campaña de reelección de Rousseff, el ex director de Refinería y Abastecimiento de Petrobras, Paulo Roberto Costa, delató un amplio sistema de corrupción que compromoteía a varios diputados, senadores y políticos del Partido de los Trabajadores (PT) y sus aliados, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) y Partido Progresista (PP).

Según los fiscales, un "cartel" de una veintena de empresas que incluye las mayores constructoras y contratistas de obras públicas de Brasil, entre las cuales multinacionales como Camargo Correa, Odebrecht y Andrade Gutierres, se repartían entre sí todos los contratos de Petrobras.

Tres ex presidentes y Rousseff, ligados por el escándalo

El escándalo más grande en la historia del país sudamericano alcanzó a los ex presidentes Fernando Hernique Cardoso, Luiz Inácio Lula da Silva, Fernando Collor de Melo y la actual dirigente de Brasil, Dilma Rousseff.

De acuerdo con la Fiscalía, hay indicios "bastante significativos" de que Lula recibió beneficios de las cinco empresas más implicadas en los desvíos de Petrobras.

Los fiscales aseguran que el Instituto Lula, presidido por el ex mandatario, recibió en los últimos años cerca de cinco millones de dólares en donaciones de las cinco empresas más implicadas en los desvíos en Petrobras, que también le pagaron 2.5 millones de dólares al ex presidente por dictar conferencias.

Las consecuencias en el gobierno de Rousseff

El escándalo ha sacudido el gobierno de la actual presidenta ya que importantes ex colaboradores de la mandataria están implicados en el caso: cuatro ex ministros, el tesorero de su partido, Joao Vaccari,  y el coordinador de su campaña electoral en 2010, Joao Santana.

Además, Dilma Rousseff presidió el Consejo de Administración de 2003 a 2010 cuando se aprobaron y llevaron a cabo algunas de las acciones más escandalosas del caso.

Repercusiones en el extranjero

Petrobras es investigada por Securities y Exchange Comission en Estados Unidos ya que la petrolera tenía acciones en la Bolsa de Wall Street, además encontraron obras en países como Argentina, Paraguay, Uruguay, Colombia y Ecuador.