La epidemia de ébola podría llevar a otra de sarampión

Un estudio publicado en la revista 'Science' advierte que la epidemia de ébola en África ha provocado la suspensión de las vacunas infantiles contra otras enfermedades.
La voluntaria de Médicos Sin Fronteras, de 29 años, fue contagiada con el virus del ébola durante su misión en Liberia y repatriada el 19 de septiembre a Francia.
(AP)

Washington

La epidemia de ébola en África Occidental podría llevar a otra de sarampión a menos que se reanuden rápidamente los programas de vacunación infantil suspendidos por el brote, advirtió un estudio publicado en Science.

El estudio advierte que el actual brote de ébola en Liberia, Sierra Leona y Guinea ha causado alteraciones en el sistema médico, que han llevado a la suspensión de las vacunaciones infantiles contra enfermedades como el sarampión.

Los investigadores han calculado que más de un millón de niños de entre nueve meses y cinco años podrían estar en una situación vulnerable a un brote de sarampión dentro de un plazo de 18 meses por las interrupciones en la cartilla de vacunación.

"Los efectos secundarios de ébola son potencialmente tan devastadores en términos de muertes como la propia enfermedad", señaló Justin Lessler, profesor asistente en el Departamento de Epidemiología de la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health.

Según Lessler, las epidemias de sarampión suelen seguir a las crisis humanitarias, pero aseguró que se puede hacer algo "relativamente fácil y barato" para evitar la pérdida de vidas, reanudando las campañas de vacunación.

Los investigadores apuntan a que la inmunización del sarampión ha descendido un 75 por ciento y haciendo proyecciones calculan que en 18 meses más de un millón de niños de entre 9 meses y 5 años quedarán sin vacunar, frente a los 778 mil antes de la crisis.

En este sentido, indican que por cada mes que se interrumpe la vacunación, unos 20 mil niños más son susceptibles de contraer sarampión, lo que ante un brote incrementaría las posibilidades de una epidemia en estos tres países.

Antes del actual brote de ébola, los investigadores estimaban que un brote de sarampión podría afectar a 127 mil personas, sin embargo, tras la interrupción de la vacunación creen que en 18 meses la cifra aumentaría a 227 mil afectados.

Los investigadores señalan que ante este supuesto también se incrementarían el número de muertes, que pasarían de 2 mil a 16 mil, por lo que recomiendan la reanudación de la vacunación en cuanto sea seguro hacerlo.