Parlamento suspende sesión por enfrentamientos en Kiev

A menos de dos semanas para las elecciones parlamentarias, manifestantes ultranacionalistas se enfrentaron a la policía de Kiev, lo que obligó a suspender la sesión del parlamento ucraniano. 
Policía se enfrenta con manifestantes afuera del parlamento, en Kiev.
Policías se enfrentan con manifestantes afuera del parlamento, en Kiev. (AP)

Kiev, Ucrania

A menos de dos semanas de las elecciones parlamentarias del próximo día 26, la tensión crece en Ucrania, donde miles de ultranacionalistas se enfrentaron a la policía en Kiev, al tiempo que en las regiones separatistas prorrusas se registraron nuevos bombardeos y víctimas a pesar del alto el fuego.

Violentos choques estallaron junto a la Rada Suprema (Parlamento) en Kiev cuando se celebraba la última sesión antes de los comicios, lo que obligó al presidente de la Cámara, Alexándr Turchínov, a suspenderla.

Al menos quince policías resultaron heridos, dos de ellos de gravedad, y 50 personas fueron detenidas en los incidentes, en los que el edificio fue atacado con cócteles molotov, botes de humo y ladrillos, según informó el ministro del Interior, Arsen Avákov.

El presidente del país, Petró Poroshenko, calificó los incidentes como "un intento fallido de abrir un segundo frente" en Ucrania, según escribió en Twitter su portavoz, Sviatoslav Tsegolko.

"El presidente considera esta provocación junto a la Rada Suprema como un intento fallido de abrir un segundo frente en el país: la policía finalmente actuó", escribió.

Pocas horas después, en la rebelde región de Donetsk, en el este del país, un bombardeo de lanzaderas de misiles Grad efectuado supuestamente por insurgentes prorrusos mató a al menos cinco civiles e hirió a otros diez cuando participaban en una procesión funeraria en una aldea cercana a la ciudad de Mariúpol, de acuerdo a fuentes militares ucranianas.

Estas víctimas civiles se suman a los siete militares gubernamentales muertos en las últimas 24 horas en la zona del conflicto armado del este, según informó el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa, Andréi Lisenko.

Todo ello, a pesar del alto el fuego declarado por las partes el pasado 5 de septiembre y firmado dos semanas después en Minsk, la capital de Bielorrusia, con mediación de Rusia y la OSCE.

En la capital ucraniana, epicentro de las protestas que hace ocho meses acabaron con el régimen "corrupto" del presidente Víktor Yanukóvich y llevaron al poder a los proeuropeístas, unos 8 mil manifestantes de los movimientos ultranacionalistas Libertad y Sector de Derechas se congregaron junto a la Rada.

Con banderas y pancartas exigían a los diputados la aprobación de una ley que declare héroes a los combatientes del Ejército Insurgente Ucraniano, que luchó en la Segunda Guerra Mundial contra el Ejército rojo.

Los manifestantes se enfrentaron a los miles de agentes que custodiaban el edificio en dos cordones policiales, lanzaron artefactos incendiarios y rompieron los cristales de varias ventanas.

El ministro Avákov, en su cuenta de Facebook, aseguró que "hoy no había ninguna razón para organizar una pelea junto a la Rada. El último día del Parlamento estaba siendo productivo como pocos, con la votación de numerosas leyes".

La sesión quedó suspendida, mientras representantes de Libertad y Sector de Derechas se distanciaron de los sucesos y negaron que sus militantes tomaran parte en estos incidentes, que atribuyeron a provocadores.

Por su parte, Vladislav Selezniov, portavoz de la operación militar ucraniana contra la sublevación prorrusa en el este, informó de que cinco civiles murieron y otros diez resultaron heridos en la aldea de Sartán, cerca de Mariúpol, la principal ciudad de la región separatista de Donetsk que aun es leal al Gobierno de Kiev.

"Los insurgentes dispararon con sistemas de misiles Grad" contra un puesto militar, pero fueron alcanzados los civiles que marchaban en una procesión funeraria, señaló.

"Los combatientes primero lanzaron proyectiles de mortero, unos cinco o seis, y después volaron seis cohetes de los (sistemas de misiles) Grad", agregó el portavoz.

Actualmente, en la zona de conflicto del este ucraniano rige un alto el fuego, pero no han cesado completamente las hostilidades.

La situación más grave se observa en las afueras de Donetsk, donde prosiguen de manera intermitente los combates por el control del aeropuerto internacional de la ciudad.

De acuerdo con el último informe de la Oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas, 3 mil 660 personas han muerto en esa región desde el estallido del conflicto armado entre el Ejército y los separatistas, que según Kiev cuentan con ayuda militar de Rusia.