• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 05:08 Hoy

Enfoque: ¿Sí o no? Lo que el relevante voto de Grecia podría causar

El domingo los griegos votarán por una de dos dolorosas perspectivas: el lento pasar de más años con más recortes de austeridad o la potencialmente catastrófica salida del euro.

Publicidad
Publicidad

AP

En su viaje de diez años a casa, en algún momento el héroe griego Odiseo tuvo que maniobrar su barco por un estrecho de agua amenazado en ambos lados por dos monstruos, Escila y Caribdis.

Los griegos están en un aprieto similar mientras se preparan para votar sobre un futuro en el que enfrentan dos dolorosas perspectivas: el lento pasar de más años con más recortes de austeridad o la potencialmente catastrófica salida del euro.

La pregunta es si su voto del domingo puede ayudarles a escapar de ambas. ¿"Sí" a más recortes presupuestales a cambio de un paquete de apoyo financiero para el país? ¿O rechazarlo con la esperanza de que no obligue al país a dejar el euro?

La pregunta del referendo no hace referencia al futuro de Grecia en la unión monetaria. Es acerca de una serie de propuestas que los acreedores europeos dicen que se retiraron después de no lograr un acuerdo con Grecia antes de la fecha límite al finalizar junio.

Para el gobierno griego de izquierda, las propuestas eran inaceptables. Está promoviendo un voto por el "no" y dice que no tendrá impacto en el estatus de Grecia en el euro.

Quienes defienden el "sí", entre los que se encuentran ex primeros ministros y el principal partido de oposición, dicen que respaldar al gobierno pondrá en riesgo el lugar de Grecia en la unión monetaria. En su lugar, argumentan que al votar "sí", Grecia recibirá rápidamente un nuevo acuerdo para apoyar la economía.

De hecho, no es claro lo que podría pasar bajo cualquier circunstancia. Analistas en los bancos de inversión más grandes del mundo ponen probabilidades porcentuales en los resultados, como la salida de Grecia del euro, pero nadie sabe a ciencia cierta.

Aquí hay una revisión de las situaciones que cada voto podría ocasionar:

___

SI LA GENTE DICE "NAI"

Un voto por el "sí" que respalde las propuestas de reforma de los acreedores probablemente haga que Grecia regrese de inmediato a pláticas sobre un nuevo paquete de rescate.

Si eso provoca un cambio rápido que permita que Grecia reabra sus bancos y restaure una sensación de normalidad en la vida de ciudadanos y turistas, es otra cuestión. Sin duda, mucho dependerá de lo que suceda en el frente político. El gobierno dijo que respetará el veredicto.

El ministro de Finanzas de Grecia, Yanis Varoufakis, ha dicho que renunciará en caso de que gane el "sí", y el primer ministro Alexis Tsipras ha insinuado algo similar. Si el gobierno no colapsa, podría intentar construir una nueva coalición con otros partidos, insinuó Varoufakis.

Sin embargo, no está claro si eso incluirá nuevas elecciones. Eso tomaría tiempo y, sin apoyo financiero, Grecia sin duda caería en bancarrota. Grecia ya no cuenta con un programa de rescate financiero desde que expiró el martes su paquete previo. Así que tendría que negociar uno nuevo con sus acreedores que incluyan más dinero para el gobierno y los bancos, y nuevas medidas económicas.

Es poco probable que se llegue a ese acuerdo de la noche a la mañana, lo que significa que los duros controles impuestos a la disposición del dinero y transferencias podrían mantenerse más tiempo del previsto. El gobierno griego tuvo que poner esos límites cuando comenzó una gran demanda de fondos el fin de semana pasado y el Banco Central Europeo (ECB) se negó a aumentar el crédito de emergencia de donde les permite retirar a los bancos.

Varoufakis dice que los bancos reabrirán el martes sin importar el resultado del referendo. Es poco probable que eso suceda a menos que el ECB esté de acuerdo en aumentar el crédito a los bancos griegos. Y el ECB estará bajo gran presión de no hacerlo hasta que Grecia tenga un nuevo y completo paquete de rescate financiero.

Una dificultad adicional es que los acreedores de Grecia cojean de diferentes pies. El Fondo Monetario Internacional dijo que no se involucraría en un tercer rescate financiero a menos que incluya un sustancial alivio de la deuda para Grecia. Los europeos, por otro lado, descartaron el alivio de la deuda hasta que Grecia haga sus reformas.

"Un nuevo acuerdo sin duda tomará tiempo, y el resultado final podría requerir incluso mayores compromisos fiscales y estructurales que la propuesta existente", dijo George Saravelos, un estratega del Deutsche Bank. "Si llega a haber un cambio político importante en Grecia para permitir que esto se materialice, sigue siendo la pieza clave de incertidumbre".

___

SI DICEN "OXI"

A pesar de la afirmación del gobierno griego de que un voto por el "no" no causará la salida del euro, la mayoría de la gente coincide en que provocará resultados más inciertos, sobre todo si el ECB pone fin a las medidas de soporte vital para los bancos de Grecia.

Algunos políticos europeos, entre ellos Jeroen Dijsselbloem, el funcionario de mayor rango de la Eurozona, han dicho que un voto por el "no" pondría en peligro el lugar de Grecia en el euro.

Otros, como los dirigentes de Francia e Italia, parecen mantener la puerta entreabierta para futuras pláticas. Incluso Wolfgang Schaeuble, el ministro de finanzas alemán de hablar recio, ha dicho que el país podría mantenerse en el euro en caso de que gane el "no".

Pero los inversionistas podrían preocuparse si gana el "no" por los temores de que aumente la probabilidad de que Grecia salga del euro, un evento que se ha llegado a denominar "Grexit". Las bolsas abrirán primero en Asia.

La palabra "Grexit" se ha vuelto popular en los pasados meses de negociación de Grecia. Pero el país no volvería a la dracma inmediatamente el lunes. Más bien, el riesgo aumenta entre menos avances haya en las pláticas. Sin un acuerdo y sin dinero, Grecia incumplirá más pagos de deuda y no podrá solventar los gastos del día a día de salarios y pensiones. Los bancos se quedarán secos, incluso con el límite de disposición de efectivo.

En ese caso, imprimir una nueva moneda podría ser la única opción disponible, lo que todos consideran que será un desastre a corto plazo para la economía griega. "El 'no' resultará en el Grexit con un futuro incierto y altos costos para la sociedad griega, por lo menos de forma inicial", dijo Guntram Wolff, director del centro de estudios Bruegel.

Odiseo superó su travesía, pero el monstruo Escila se comió a ocho de sus hombres. No es una imagen que los griegos quieran tener en mente mientras intentan navegar por los estrechos de la bancarrota y el orgullo nacional.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.