• Regístrate
Estás leyendo: Enderezan el buque hundido en el Yangtsé para acceder a su interior
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 19:07 Hoy

Enderezan el buque hundido en el Yangtsé para acceder a su interior

Las autoridades chinas decidieron dar la vuelta al barco turístico que naufragó el lunes para tratar de recuperar los cadáveres de los 360 desaparecidos, al considerar que no habían más supervivientes, ya son 82 los muertos.

1 / 2
Publicidad
Publicidad
Los equipos de rescate lograron hoy enderezar el buque hundido el lunes en el río Yangtsé para poder acceder a su interior y tratar de encontrar a los 360 desaparecidos, después de que el número de muertos ascendiera a 82 en la madrugada.

Las autoridades chinas tomaron esta medida después de considerar la víspera, tras tres días de complicados y continuos trabajos de rescate en el río, que no había posibilidad de encontrar más supervivientes, que en total son catorce, de los 456 ocupantes del Estrella Oriental.

Al descartar esa posibilidad, los equipos de rescate comenzaron la complicada operación, que necesitó dos imponentes grúas, buzos que amarraran el barco con cables de acero y dos embarcaciones de 500 toneladas para dar el tirón final y enderezar el barco, que había volcado totalmente y con la quilla hacia arriba a causa de un temporal.

El siguiente paso es drenar el agua del interior del barco y asegurar que está estable para que los buzos puedan entrar y encontrar más víctimas, sin que se sepa durante cuánto tiempo se puede prolongar la operación.

Se espera que sea a partir de entonces cuando se hallen más cuerpos de los ocupantes del barco, la mayoría jubilados del este de China de entre 50 y 80 años que participaban en un crucero que había partido de Nankín (este) con destino Chongqing (suroeste) hace diez días.

Mientras, en Jianli, el tramo del Yantgsé del centro del país en el que ocurrió la catástrofe el lunes, se preparan cientos de ataúdes en el tanatorio de la localidad. El naufragio del Estrella Oriental, un barco turístico que recorría una de las rutas más populares en China, se ha convertido en la peor tragedia fluvial del país en siete décadas.

Las autoridades investigan las causas del accidente, que ocurrió cuando un fuerte temporal azotaba la zona, mientras el capitán, uno de los supervivientes junto al jefe de máquinas, se encuentra a disposición policial.

En el terreno, cientos de allegados de los pasajeros siguen a orillas del río las labores de búsqueda en esta tragedia, que podría convertirse en el peor naufragio en el país en casi 70 años. "¡Hay que ser fuertes!", dijo entre lágrimas una mujer a otra con un ramo de flores en la mano.

Casi 370 pasajeros continuaban desaparecidos y los socorristas acuáticos intentaban recuperar cuerpos en las fangosas aguas del río, así como en el interior y exterior del casco del barco. La embarcación, de 76 metros de eslora, transportaba en su mayoría a jubilados. El "Dongfangzhixing" (Estrella de Oriente) volcó en menos de dos minutos el lunes por la noche a consecuencia del mal tiempo.

Los socorristas practicaron varias aperturas en la única parte del casco que emerge en la superficie, pero, al no encontrar señales de vida, soldaron de nuevo la chapa, explicó la cadena de televisión pública CCTV.

Casi 300 allegados de los desaparecidos llegaron a las orillas del río y otros 200 se registraron para intentar alcanzar el sitio del naufragio en los próximos días, indicó a la AFP una trabajadora del centro de acogida de las familias.

Sin esperar a los autobuses oficiales, algunos familiares acudieron con sus propios vehículos tras conducir una decena de horas desde Nankín y otras ciudades de donde eran oriundos los pasajeros.

Tesis del tornado privilegiada

El acceso al lugar de la tragedia seguía muy controlado para los medios extranjeros y numerosos efectivos de las fuerzas del orden vigilaban un tanatorio próximo.

"Me enfurece mucho que no estemos autorizados a ver por nosotros mismos lo que ocurre en el sitio donde se encuentra el barco", declaró a la AFP Jiang Sudong, de 40 años, quien llegó desde Shanghái para conocer el paradero de su hermano mayor, Jiang Weiming.

Mientras los medios de comunicación estatales privilegiaban la tesis de un naufragio provocado por un tornado, se elevaron voces que se preguntaban por qué la embarcación no estaba amarrada. Las autoridades fluviales alertaron de la llegada de una tormenta a las 17:00 horas, es decir, tres horas y media antes del drama.

Los investigadores seguían interrogando hoy al capitán del barco, si bien las autoridades no explicaron cómo logro sobrevivir ni sus últimas actuaciones antes del naufragio.

Pekín controla las informaciones, que hasta el momento se han centrado en una operación de propaganda en los medios estatales para destacar el papel del primer ministro Li Keqiang dirigiendo las labores de rescate.

El Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista Chino, el mayor órgano de dirección de China, se reunió hoy para examinar las causas y la gestión de las consecuencias de este histórico naufragio.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.