Hallan un nuevo homínido antepasado de los humanos

La especie descubierta vivió en el sureste asiático y sus genes se encuentran en los aborígenes pigmeos de las islas Andamán.
Investigación de científicos del Instituto de Biología Evolutiva (IBE) de Barcelona.
Investigación de científicos del Instituto de Biología Evolutiva (IBE) de Barcelona. (Especial)

Barcelona

Científicos del Instituto de Biología Evolutiva (IBE) de Barcelona hallaron un nuevo tipo de homínido extinto, que vivió en el sureste asiático y parte de cuyo ADN se encuentra en los aborígenes pigmeos de las islas Andamán.

Según la investigación, que publicó ayer la revista Nature Genetics, esta especie no descrita es un antecesor de los humanos, igual que los neandertales o los denisovanos entre sí, y se cruzó con los humanos modernos hace decenas de miles de años.

Los primeros autores del estudio son Mayukh Mondal y Ferran Casals, investigadores del IBE,  en colaboración con Partha Majumdar, del Instituto Nacional de Genómica Biomédica de India.

El análisis genético de un grupo de habitantes de las islas Andamán, Indonesia, revela que su ADN contiene fragmentos que no corresponden a los humanos modernos que salieron de África hace 80 mil años.

Al comparar estas secuencias con las de neandertales y denisovanos, los científicos del IBE vieron que también son diferentes y concluyeron que este ADN pertenece a un homínido extinto que comparte un ancestro común con los otros dos, pero que tiene una historia diferenciada.

Según explicó el investigador principal del IBE y catedrático de biología y antropología, Jaume Bertranpetit, esta es una nueva prueba de que el genoma humano contiene pequeñas cantidades de información proveniente de antepasados extintos.

“Hemos encontrado fragmentos de ADN del homínido extinto que forman parte del genoma de los humanos modernos. En un futuro próximo esperamos obtener el genoma completo a partir de restos fósiles”, anunció.

El catedrático explicó que hace 80 mil años el Homo sapiens arcaico evolucionó a hombre moderno en África, pero una pequeña parte de la población abandonó el continente y dio lugar a todas las poblaciones humanas fuera de ese continente.

Sin embargo, hasta ahora había dudas de si pigmeos como los de las islas Andamán provenían de una migración inicial.

Gracias a las secuencias de ADN obtenidas en el estudio, los investigadores confirmaron que no es así y que el llamado Out of Africa se produjo en una sola migración, de la que descienden todos los humanos modernos.

La teoría de una primera ola migratoria proviene de naturalistas y antropólogos del siglo XIX, que vieron que los aborígenes de Andamán y otros grupos étnicos de partes aisladas del sureste asiático eran similares físicamente a los pigmeos africanos.

El estudio desmiente esta posibilidad: “El genoma de estas poblaciones contiene trozos de ADN del homínido extinto que acabamos de descubrir, pero todos provenimos del mismo Out of Africa”, indicó Bertranpetit.

La baja estatura de los andamaneses no se explica porque los primeros habitantes fueran bajos, sino que los científicos hallaron evidencias genéticas de que este hecho es la consecuencia de un proceso evolutivo de adaptación.

“En una isla pequeña no hay lugar para toda la cadena trófica; por tanto, los grandes depredadores deben desaparecer y los animales de niveles inferiores se hacen pequeños, ya que les da ventajas selectivas”, concluyó.