“Muy difícil encontrar recetas” para nueva relación con EU: Granma

Pocas horas después de que Washington invitara a representantes de la oposición a una recepción en La Habana, el diario oficial recordaba las bases aceptadas por los dos países sobre "no ...

La Habana

El diario oficial Granma dijo hoy que “resulta muy difícil encontrar recetas sobre cómo construir una nueva relación” con Estados Unidos “que no repita los errores del pasado”, pocas horas después de que Washington invitara a representantes de la oposición interna a una recepción en La Habana.

El periódico reprodujo las bases aceptadas por los dos gobiernos para acordar la reapertura de sus embajadas el 20 de julio, insistiendo en “la no injerencia” en los asuntos internos del otro, en lo que pareció una queja por la presencia de opositores en la velada por el 239 aniversario de la independencia de EU, a la que no asistieron miembros del gobierno cubano.

MILENIO constató la presencia en la recepción de Berta Soler y varias integrantes del grupo  Damas de Blanco, así como de Elizardo Sánchez, titular de la autodenominada Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacionales, entre otros.

Diario de Cuba, medio digital anticastrista con sede en España, se quejó hoy de que el cardenal Jaime Ortega no aceptara una lista de presuntos presos políticos que intentaron entregarle varios opositores en la misma recepción, realizada la noche del jueves.

“Para dos países que han carecido de nexos oficiales por más de medio siglo, resulta muy difícil encontrar recetas sobre cómo construir una nueva relación que no repita los errores del pasado”, dijo el portavoz del gobernante Partido Comunista de Cuba.

El gobierno cubano ha acusado a la Sección de Intereses de EU (SINA) en La Habana, que se transformará en embajada a finales de este mes, de “financiar” a  la oposición interna y ha reiterado que es “inadmisible” la continuación de esa práctica por la diplomacia estadunidense.

De ahí que llamara la atención de observadores que hoy Granma publicara artículos completos de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas –bases de los acuerdos para la reapertura de embajadas-, e insistiera “en la no intervención” por ninguna de las partes “en los asuntos que son de jurisdicción interna”.

“El tema estuvo incluido” en todas las rondas de negociaciones que antecedieron al acuerdo anunciado el miércoles, dijo el matutino cubano. Por su parte, el jefe de la SINA, Jeffrey  De Laurentis, pronunció en la recepción estadunidense un breve discurso, en el que hizo votos por el éxito del nuevo camino que comienzan a  recorrer los dos países, sin hacer referencia a la oposición interna, como fue habitual en sus antecesores.

Entre los más de 300 asistentes a la velada figuraron embajadores de decenas de países, así como personalidades de la cultura nacional y, además del cardenal Ortega, líderes de iglesias de varias denominaciones.