Hollande declara emergencia económica en Francia

El presidente de Francia, Francois Hollande, anunció una serie de medidas para disminuir el desempleo que afecta a más de tres millones de personas en el país.
El presidente de Francia, Francois Hollande, dijo que es necesario transformar el sistema social y económico del país.
El presidente de Francia, Francois Hollande, dijo que es necesario transformar el sistema social y económico del país. (AFP)

París, Francia

El presidente francés, Francois Hollande, declaró lo que llamó "un estado de emergencia económica" y dijo que es hora de redefinir el modelo económico y social de Francia.

El mandatario expuso una serie de propuestas económicas en un discurso anual ante líderes empresariales para reducir el desempleo crónico e impulsar el crecimiento francés, el cual ha permanecido estancado largo tiempo.

Las primeras medidas que propuso son relativamente modestas y dijo que éstas no "pondrán en tela de juicio" la semana laboral de 35 horas. Tampoco buscó asumir nuevos poderes de emergencia.

Entre las medidas destaca un plan de urgencia de "más de 2 mil millones de euros" para invertir la curva del desempleo, una condición a la que supeditó su candidatura en 2017 a un segundo mandato.

El desempleo afecta a más de tres millones y medio de personas en Francia, es decir más del 10 por ciento de la población activa.

Hollande anunció asimismo el otorgamiento a las empresas de menos de 250 asalariados de una prima de 2 mil euros anuales por cada contratación de empleados pagados hasta 1.3 veces el salario mínimo.

Las acciones que anunció incluyen relajar algunas medidas favorables a los empleados para alentar a las empresas a contratar, y la capacitación de medio millón de trabajadores.

La oposición denunció que la medida es una "mentira descarada". Detrás del plan de formación "se necesitan 500 mil puestos de trabajo, de lo contrario los concernidos volverán al desempleo al día siguiente que terminen la formación", declaró el secretario general del partido Los Republicanos (LR, conservador), Eric Woerth.

Por su parte, el ultraderechista Frente Nacional criticó ese "enésimo plan de empleo" que "no es más que un plan de candidatura para la presidencial".

Pero las críticas a Hollande se hicieron oír también en el Partido Socialista. El diputado Christian Paul (PS) afirmó que este "último plan contra el desempleo no es ni suficiente ni diferente".

En un país que sufre dificultades económicas desde hace año pese a las sucesivas promesas de reactivación, un reciente sondeo subrayaba la falta de confianza de los franceses. El 77 por ciento de las personas encuestadas consideraban que ese plan de urgencia del gobierno no reducirá el desempleo.