Escuchar a los cubanos es nuestro compromiso: Obama

Durante una reunión con disidentes cubanos, el presidente Obama dijo que el compromiso de Estados Unidos es escuchar a la población de Cuba y asegurarse de que tengan una voz. 

La Habana, Cuba

El presidente estadunidense, Barack Obama, dijo que su compromiso con Cuba no es solo reunirse con su homólogo cubano Raúl Castro, sino escuchar a la población y "asegurarnos que tienen una voz", durante una reunión con un grupo de disidentes en la embajada de Estados Unidos en La Habana.

"Nuestro compromiso con Cuba no es simplemente encontrarme con el presidente Castro, debemos ser capaces de escuchar directamente a la población cubana y asegurarnos que tienen una voz y que sus preocupaciones y sus ideas están ayudando a dar forma a la política de Estados Unidos", dijo.

Obama fue a la embajada de Estados Unidos en La Habana, recientemente reabierta, para reunirse con un grupo de disidentes, algo inimaginable antes de que acordaran, en diciembre del 2014, acabar con más de medio siglo de hostilidades diplomáticas recíprocas.

"Aquí hay personas que han sido detenidas", dijo Obama antes de entrar a la reunión que se extenderá por unas dos horas.

La mayoría de los cubanos son escépticos de los disidentes, que se cree están motivados por una tajada de los 20 a 30 millones de dólares en fondos anuales que el Gobierno de Estados Unidos destina para los programas de democracia en Cuba. Parte del dinero es canalizado a través de grupos no gubernamentales que financian a los disidentes.

A pesar de haber relanzado sus vínculos bilaterales, Washington y La Habana aún mantienen profundas diferencias: Castro señaló el lunes al embargo económico impuesto por Washington en 1962 como el principal obstáculo hacia la normalización total de sus relaciones.

Además, Cuba exige la devolución del territorio donde se levanta una base naval estadounidense en la bahía de Guantánamo, al extremo oriental de la isla, así como el cese de transmisiones de radio y televisión dirigidas a su territorio.

Luego de un juego de béisbol entre el equipo Tampa Bay Rays y la selección cubana, Obama partirá a Argentina acompañado de su esposa Michelle y sus dos hijas, buscando recomponer la relación con la tercera mayor economía de Latinoamérica.

Obama estará en Buenos Aires durante el 40 aniversario del golpe de Estado que dio inicio a la última y más cruenta dictadura argentina y el jueves visitará el Parque de la Memoria para rendir homenaje a las víctimas de ese oscuro período.

Además, anunciará un esfuerzo para desclasificar más documentos estadounidenses sobre la "guerra sucia" de la dictadura militar, que Washington avaló en su tiempo.

Después reunirse con el presidente Mauricio Macri el miércoles, Obama volará a Bariloche, al sur del país, para descansar junto a su familia antes de cerrar una de las giras más simbólicas de su presidencia.