Embajador cubano descarta normalización de relaciones con EU con Obama

Ramón Sánchez-Parodi, uno de los protagonistas de las conversaciones secretas que han sostenido La Habana y Washington desde la ruptura de sus vínculos hace 52 años cree que "se está avanzando ...

La Habana

“Se está avanzando algo” hacia la normalización de relaciones con Estados Unidos, pero eso  “no va a pasar”  durante el gobierno del presidente Barack Obama, afirmó hoy el embajador cubano Ramón Sánchez-Parodi, uno de los protagonistas de las conversaciones secretas que han sostenido La Habana y Washington desde la ruptura de sus vínculos hace 52 años.

“Desde enero de 1961”, cuando EU suspendió sus relaciones, “siempre hubo algún tipo de comunicación entre los gobiernos”, reveló Sánchez-Parodi, quien consideró “otro error” suponer que solo con administraciones demócratas podrán regulares los vínculos bilaterales.

En 1974, en plena Guerra Fría y durante el mandato de Richard M. Nixon, el entonces secretario de Estado Henry Kissinger envió una carta al mandatario cubano Fidel Castro, en la que tras apuntar las diferencias políticas e ideológicas existentes entre los dos gobiernos, afirmó que “eso no es razón para una hostilidad perpetua”, dijo el embajador. Sin embargo, consideró que “Obama nunca ha estado, en ningún sentido, en un camino de búsqueda de relaciones” con La Habana, porque, puntualizó, “su política es una versión light de la misma política de George W. Bush”.

Las declaraciones de Sánchez–Parodi, quien formó parte de los negociadores cubanos que en 1975 se reunieron en secreto con altos cargos estadunidenses en el aeropuerto de La Guardia en Nueva York, fueron reproducidas por el diario oficial Granma tres días después del sonado apretón de manos entre Obama y el presidente Raúl Castro durante los funerales de Estado del líder sudafricano Nelson Mandela.

“Yo creo que con Obama” no se normalizarán las relaciones, “quizás suceda en los próximos mandatos presidenciales, sean republicanos o demócratas, porque es otro error nuestro pensar que es con los demócratas” que se puede alcanzar tal propósito, dijo. “Las conversaciones directas comenzaron con Nixon”, afirmó Sánchez-Parodi.

No obstante, el embajador cubano, que negoció también la apertura de oficinas de intereses de Cuba en Washington y de EU en La Habana durante el gobierno de Jimmy Carter (para suplir la ausencia de embajadas) , dijo considerar que en la administración que siga a la de Obama “debe haber una decisión sustancial hacia la normalización de relaciones”.

Sánchez-Parodi basó tal pronóstico en la necesidad de EU de “rediseñar su política hacia América Latina”, otrora una de sus principales zonas de influencia, en la que la mayoría de los gobiernos actuales, de derecha o de izquierda, afirmó  ya “han anunciado que no habrá Cumbre de las Américas (en Panamá en 2015) si Cuba no participa”.