Arrancaremos de raíz a Al Qaeda: Irak

El ejército está preparando una ofensiva en contra de los suníes que se encuentran en la ciudad de Falluja, después de que la red terrorista atacara las comisarías de la localidad.
Nuri al Maliki, primer ministro de Irak, ordenó una amplia operación antiterrorista el pasado 11 de agosto
Nuri al Maliki, primer ministro de Irak. (AFP)

Bagdad

El primer ministro de Irak, Nuri al-Maliki se comprometió a arrancar de raíz a Al Qaeda y afirmó que su victoria está segura, en el marco de una ofensiva contra militantes suníes que el Ejército está preparando en la ciudad de Falluja.

En declaraciones televisadas este miércoles, Nuri al-Maliki también agradeció a la comunidad internacional por su apoyo en la lucha contra Al Qaeda e instó a los miembros del grupo terrorista y a sus seguidores a rendirse, prometiendo clemencia.

Anteriormente, Estados Unidos indicó que aceleraría los envíos a Irak de equipamiento militar, incluidos drones y misiles, pero descartó mandar tropas dos años después de que Washington pusiera fin a casi una década de ocupación.

"El respaldo (...) nos está dando la confianza de que nos estamos moviendo en la dirección correcta y que el resultado será claro y decisivo: arrancar de raíz esta organización corrupta", manifestó Maliki.

"Continuaremos esta lucha porque creemos que Al Qaeda y sus aliados representan el mal", agregó.

Combatientes de la filial de Al Qaeda llamada Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL por su sigla en inglés), que también está activa en la frontera con Siria, arrasaron la semana pasada con comisarías en Falluja y otras ciudades en la provincia de Anbar, en el oeste iraquí.

El Ejército desplegó más tanques y artillería alrededor de Falluja el martes, mientras líderes locales intentaban persuadir a los militantes de retirarse para evitar una inminente ofensiva que recuerda los ataques de Estados Unidos en la misma ciudad en

2004.

"No queremos que esta ciudad sufra y no usaremos la fuerza, siempre y cuando las tribus anuncien su disposición a confrontar con Al Qaeda y expulsarlo", dijo Maliki.

Durante la insurgencia que plagó Anbar luego de la invasión a Irak dirigida por Estados Unidos en 2003, las tribus locales finalmente se opusieron a Al Qaeda y dispersaron al grupo en lo que se conoció como el "Despertar".

Pero los islamistas han estado recuperando terreno en Anbar en el último año, con el declarado fin de crear un Estado religioso suní junto a la frontera con las provincias desérticas del este de Siria, que se encuentran en manos de los rebeldes

que luchan por derrocar al presidente Bashar al-Assad.

Maliki describió el compromiso del grupo por recuperar el territorio perdido a manos de las tropas estadounidenses como un "sueño de Satán" y dijo que los militantes estaban intentando demorar las elecciones previstas para abril.

Al Qaeda "busca paralizar totalmente el proceso político y dañar el movimiento de reconstrucción no sólo en Irak sino en toda la región", expresó el primer ministro.