¿Cómo manejará Trump la legalización de la mariguana?

Cerca de 20% de la población total de EU, concentrada en 25 estados, ya puede poseer y consumir el cannabis.
Hasta 60% de los estadunidenses está a favor de la aprobación.
Hasta 60% de los estadunidenses está a favor de la aprobación. (Marcio José Sánchez/AP)

Los Ángeles

California, el estado más poblado de Estados Unidos, legalizó el martes en un referendo paralelo a los comicios generales el uso recreativo del cannabis. A partir de ahora, todo ciudadano mayor de 21 años podrá poseer, transportar y vender hasta 28 gramos de cannabis. El estado podrá comenzar a liberar licencias de ventas el 1 de enero de 2018. El cannabis tendrá un impuesto de 15 por ciento.

Además de California, que se convierte de hecho en el mayor mercado para el cannabis en el país, Nevada, Massachusetts y Maine votaron igualmente por la legalización. Arizona rechazó una medida similar por lo que ocho estados, con Colorado, Oregon, el estado de Washington, Alaska y la capital federal, Washington DC, han autorizado el uso recreativo de la hierba. Es decir 20% de la población de EU y en especial un bloque de estados fronterizos que cubren toda la Costa oeste.

Ethan Nadelmann, de la asociación civil (ONG) Drug Policy Alliance, ve en estos resultados "una victoria monumental del movimiento por una reforma sobre el cannabis". "Con California como líder, el fin de la prohibición del cannabis a nivel nacional, e incluso internacional, se acerca rápidamente", añade.

Agreguemos a esto la legalización del uso medicinal del cannabis en Florida, Dakota del Norte y Arkansas —lo que quiere decir que con los 25 estados que ya han autorizado su uso, más de la mitad del país está a partir de ahora involucrado. Así, la tolerancia ante el cannabis en EU nunca fue tan importante como ahora y el potencial de una legalización está más cerca que nunca.

Un sondeo a nivel nacional efectuado en octubre muestra que 60% de los estadunidenses está a favor de la legalización, la cifra más elevada desde el inicio de este tipo de encuestas hechas por la firma Gallup desde hace 47 años.

Falta saber cuál será la actitud de un gobierno federal controlado por los republicanos.

El presidente saliente Barack Obama ya había abordado la legalización de la mota, un tema que evitó cuidadosamente durante su segundo mandato. Él había considerado que en caso de la victoria del "sí" en el referendo de California, la prohibición a escala federal ya no "sería soportable".

Pero una administración más conservadora y "escéptica sobre una reforma del cannabis podrá fácilmente revisar esta posición", previene The Washington Post. Todo depende de lo que decida Donald Trump y de quienes nombre en los puestos de responsabilidad.

La posición del nuevo presidente de EU es confusa. En 1990, Trump se dijo favorable a la legalización de todas las drogas, una posición proto-libertaria que atenuó completamente tras convertirse en candidato. Durante la campaña, dijo que la legalización del cannabis debía ser "un tema administrado por los estados", mostrándose favorable a su uso medicinal. Pero todo esto, claro está, no lo compromete en nada ya que como lo resume Ethan Nadelmann: "La política de Donald Trump en la materia puede ser esa y su contrario".