Encuestas Clinton-Trump, ¿son confiables?

Los encuestadores reconocen que en Estados Unidos existe la dificultad de medir la intención de voto de un electorado bombardeado por publicidad política, declaraciones y escándalos de candidatos.
Hasta el momento, todas las encuestas le dan ventaja a Clinton, luego de que el magnate hiciera comentarios sexistas.
Los encuestadores reconocen que en Estados Unidos existe la dificultad de medir la intención de voto.

Washington

La carrera entre Hillary Clinton y Donald Trump aparece cada vez más estrecha, aún cuando la demócrata aventaja al republicano en la mayoría de las encuestas y en el Colegio Electoral, tras la decisión del FBI de reabrir el escándalo de los correos electrónicos.

TE RECOMENDAMOS: Alicia Machado apoya a Hillary en mitin en Florida

A una semana de los comicios, Clinton supera a Trump por cinco puntos porcentuales en la "encuesta de encuestas" de la cadena CNN, que representa el promedio de los cinco sondeos nacionales más recientes, virtualmente sin cambios desde el fin de semana, después del anuncio del FBI.

Clinton mantiene además una sólida ventaja en la aritmética más decisiva de los comicios, el Colegio Electoral --con 278 votos electorales en su columna, ocho más de los necesarios para ganar— comparado con 179 para Trump, según el prestigiado The Cook Political Report.

Aunque los seguidores de Trump declaran en los sondeos un mayor entusiasmo para su candidato que los partidarios de Clinton, las evidencias preliminares del proceso de voto temprano muestran una mayor participación de los votantes registrados como demócratas en los estados "campos de batalla".

En total más de 23 millones de votos tempranos han sido depositados, la mayor porción de los cuales tuvieron lugar antes de la nueva polémica del FBI, y Trump corre el riesgo de perder estados que habían sido sólidamente republicanos, como Carolina del Norte, Arizona o Georgia.

TE RECOMENDAMOS: ¿Qué pasará con la cuenta de Twitter de Obama? 

En Carolina del Norte, un estado clave para Trump y que fue ganado por el republicano Mitt Romney en 2012, Clinton lleva el 53.1 por ciento del voto temprano, comparado con el 42.2 por ciento para Trump, de acuerdo con el sondeo de The Upshot de The New York Times.

Expertos independientes coinciden que la irrupción del director del FBI, James Comey, en la escena política tuvo el impacto de estrechar la brecha entre Clinton y Trump, pero no afectó de manera fundamental la dinámica de una carrera donde la ex primera dama mantiene la ventaja, aunque menor.

Pero el reciente traspié de los sondeos de opinión que erraron al predecir la derrota del Brexit en el voto de Gran Bretaña sobre su permanencia en la Unión Europea, detonó aquí especulaciones sobre la posibilidad de un error estadístico similar en la puja Clinton-Trump.

Los partidarios del Brexit alcanzaron el 51.89 por ciento del voto popular, comparado con el 48.11 por ciento para los promotores del Remain, aún cuando un puñado de las principales encuestas anticiparon la victoria de quienes apoyaban permanecer bajo la sombrilla de la UE.

Entre las similitudes del referendo en Gran Bretaña y las campañas en Estados Unidos figuran segmentos del electorado insatisfechos con el estatus quo, con el libre comercio y con los inmigrantes, y la presencia en las urnas de votantes que no eran participantes regulares de la vida democrática.

Casi tres millones de británicos que votaban de manera esporádica decidieron sufragar en el referendo británico, mientras que más de 13 millones votaron por Trump en las elecciones primarias, muchos de ellos electores que nunca antes habían participado en comicios internos.

Pero el voto del Brexit muestra asimismo amplios diferendos con las elecciones presidenciales de Estados Unidos: el nivel de abstencionismo es menor en Gran Bretaña, existe un número menor de sondeos en general y de encuestas de calidad en particular.

Un 65 por ciento de los británicos elegibles votaron en el referendo, comparado con alrededor del 53 por ciento en Estados Unidos en 2012 y el número de encuestas en Estados Unidos es casi cinco veces mayor que al otro lado del océano.

Expertos coinciden que los sondeos de Gran Bretaña subestimaron la participación de los británicos de la clase trabajadora, un dato que ha buscado ser subsanado en Estados Unidos con un más riguroso proceso metodológico para identificar a votantes probables.

En Gran Bretaña los sondeos realizados en Internet fueron más exactos en su predicción que los tomados por persona, por lo que algunas encuestas estadunidenses están ponderando ese factor, toda vez que algunos votantes tienden a ser más sinceros a distancia.

Otros sondeos estadunidenses están considerando además las opiniones de usuarios de teléfono celular y no solo de teléfono fijo, a fin de tener una mayor consideración de votantes jóvenes o de menores ingresos.

The Washington Post y la cadena ABC usan el modelo mixto no solo de entrevistas por teléfono terrestre y celular, sino de votantes que hablan inglés y otros que hablan predominantemente español, con un muestreo que incluye a 39 por ciento demócratas, 28 republicanos y 29 independientes.

Con todo, los encuestadores reconocen que en Estados Unidos existe la dificultad de medir la intención de voto de un electorado bombardeado por la publicidad política, las declaraciones y los escándalos que rodean a dos de los más impopulares candidatos de la historia moderna.

Y aunque expertos como Nate Cohn no descartan la posibilidad de una "tormenta perfecta" contra Clinton: menor afluencia de afro americanos y latinos de lo esperado, y mayor votación de blancos que nunca votaban o de republicanos resignados con Trump, los números favorecen por el momento a Clinton.

jamj