Los condados decisivos en el duelo electoral de EU

Unos 25 condados pueden decidir la elección presidencial del próximo 8 de noviembre, dando un vuelco en algunos de los llamados 'swing states', los estados considerados 'pendulares'.
El voto anticipado en Miami comenzó el 24 de octubre.
El voto anticipado en Miami comenzó el 24 de octubre. (Lynne Sladky/AP)

Washington

Donald Trump y Hillary Clinton están centrados en recorrer una docena de swing states, esos estados “pendulares” que suelen no tener un candidato claro en las encuestas, pero que es donde se desarrolla lo esencial de la campaña. No obstante, según algunos medios en EU, la campaña no se juega en los swing states, sino en un puñado de condados decisivos, llamados battleground counties (municipios en disputa).

Entre los 3 mil 141 condados estadunidenses, no todos tienen la misma importancia. El sitio Politico estima en 25 el número de los condados claves, capaces de hacer dar un vuelvo a un estado.

La revista Governing cuenta medio centenar, mientras que Axiom Strategies, empresa asesora en estrategia política fundada por el republicano Jeff Roe, se interesa en una serie de diez condados estratégicos que “históricamente, reflejan los resultados nacionales”.

La revista Facing South estima que toda la elección de 2016 puede estar en juego en Carolina del Norte donde un 40% del electorado se registró como demócrata, 30% como republicano y 30% como no afiliado.

El condado de Wake (ciudad de Raleigh) y una parte del Research Triangle, el equivalente en la Costa este al Silicon Valley, es el reflejo de esta dispersión del electorado. Cuenta con 676 mil 93 electores, a saber: 258 mil 50 demócratas, 228 mil 638 independientes, 185 mil 694 republicanos y 3 mil 711 libertarios, es decir más que los otros condados del “Tar Heel State”, como se conoce al estado y a sus habitantes, incluyendo la importante comunidad académica y estudiantil.

Por mucho tiempo republicano, el condado urbano vio a su población diversificarse y Barack Obama ganó ahí la elección de 2012 con 11 puntos de ventaja. Durante las primarias de 2016, los electores votaron por Hillary Clinton (53.4%) y Ted Cruz (40.4%), no encontrando eco el discurso político de Trump (29.3%).

En tanto en Florida, el condado de Hillsborough es el punto de partida (o de llegada) del Interstate 4, que  une a Tampa con Orlando, y será uno de los más significativos en noviembre: aparte de la notable excepción de 1992, desde 1928 el condado vota siempre por el candidato que gana la elección, escribe la revista Governing.

El condado tiene fama de ser el barómetro de la Florida, añade el portal Politico: desde 1960, ningún candidato ganó Florida sin ganar el condado.

Hillsborough votó por el republicano George W. Bush en 2000 (50.17%) y 2004 (52.81%) virando “a la izquierda” y votando por Obama en 2008 (53.05%) y 2012 (52.71%). Durante las primarias, votó Trump 40.8% y Clinton 62.8 por ciento.

El condado que comprende la ciudad de Tampa está compuesto por 53.7 por ciento blancos, 24.9 hispánicos y latinos, 15.6 por ciento de afroamericanos y 3.4 de asiáticos. Al 31 de agosto, la oficina electoral indicaba que el condado totalizó 262 mil 198 electores inscritos como republicanos, 324 mil 345 como demócratas, 23 mil 50 como libertarios y 211 mil 946 electores sin afiliación.

La campaña electoral de Donald Trump encontró un eco favorable en los bastiones industriales y mineros históricamente demócratas de Ohio, situado en el límite de Pensilvania: los condados de Mahoning (Youngstown), el condado de de Stark (Canton) y Trumbull (Warren).

Pero  los dividendos que el candidato republicano puede esperar lograr en esos condados podrían verse contrabalanceados por las defecciones de algunos condados republicanos.

Así, el condado de Delaware, en las afueras de Colombus, vota republicano desde los años 1920. En 2012, Mitt Romney lo ganó cómodamente (69%). Pero durante las primarias republicanas, fue el condado en donde Donald Trump registró el peor resultado frente a John Kasich: 63.9% para el gobernador de Ohio y 21.6% para Donald Trump.

Al contrario, el 15 de marzo, durante la primera republicana de Ohio, el condado de Trumbull, que tiene el mismo número de electores (cerca de 100 mil), votó masivamente Donald Trump (52.6%) frente a John Kasich (34.1%).