EU: “la incertidumbre hace excepcionales estos comicios”

En la recta final de la lucha por la Casa Blanca, el economista, experto en México, EU y China, arriesga un pronóstico, pero dice que gane quien gane “el daño xenófobo ya está hecho”.
Para el doctor Carlos Heredia, Hillary Clinton será la presidenta.
Para el doctor Carlos Heredia, Hillary Clinton será la presidenta. (Especial)

México

La elección del 8 de noviembre en Estados Unidos es “absolutamente extraordinaria, no se ciñe a las pautas y estándares de elecciones previas y aun cuando la gran mayoría de las encuestas le dan el triunfo a Hillary Clinton, la posibilidad de que Donald Trump sea electo sigue abierta y eso hace excepcional a estos comicios”, afirma en entrevista con MILENIO el economista Carlos Heredia Zubieta (Tampico, 1956), de reconocida trayectoria en el mundo académico y político de México, Estados Unidos y Canadá.

Pese a su experiencia como profesor del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), socio fundador del centro de reflexión (think tank) Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi) e impartir clases en universidades de EU, Heredia reconoce que “me he equivocado tanto con Trump que prefiero ser cauteloso. Con otros estudiosos decíamos que Donald Trump no podía ser candidato del Partido Republicano y también que dicho partido lo podía ‘bajar’ de la contienda. Por eso hago una distinción entre lo que yo creo que va a pasar y lo que quiero que pase”.

“Yo creo —dice— que la elección va a ser bastante cerrada en el voto popular, no veo que vaya más allá de 4 puntos y en el Colegio Electoral quizá tengamos un balance de unos 300 votos para Clinton y 235 para Trump. Creo también que los demócratas van a recuperar el Senado, lo cual es absolutamente clave, porque del Senado dependen los pactos internacionales, las nominaciones a los más altos cargos del gobierno y también el de un juez para el asiento vacío en la Suprema Corte —un tema que es estratégico porque Estados Unidos es un país que litiga todo.”

“También creo —añade— que una vez en la Casa Blanca a la presidenta Clinton le espera un muy difícil ejercicio de gobierno. Tendrá que recurrir a toda su experiencia, su habilidad y su sapiencia y aún veo más remoto que ella pueda recuperar la agenda que pactó con el senador socialista Bernie Sanders” a cambio de su apoyo electoral.

Consultado sobre qué puede esperar México de los comicios, Heredia Zubieta, activo partícipe durante tres décadas de organismos civiles de México, EU y Canadá, asegura que “mi mayor temor es que, más allá de quien gane, el daño ya está hecho en tanto que la muy virulenta campaña antimexicana, racista y xenófoba de Donald Trump ha calado hondo en la sociedad estadunidense, algunos para rechazarla pero otros también para repudiar a México y a los mexicanos como sus aliados. Aun si gana Hillary Clinton, yo no veo un futuro de placidez en la relación bilateral”.

A pregunta expresa, el académico —ex asesor de la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional (ACDI) y ex diputado federal por el Partido de la Revolución Democrática (PRD)— rechaza la afirmación “sobresimplificada” de que a México “siempre le va mejor con los republicanos”. Prefiere darle la vuelta a la pregunta y decir que “la clase política y las élites económicas en México básicamente le han apostado a que un factor externo como es la economía de Estados Unidos resuelva los problemas mexicanos”.

Por décadas, añade, le apostaron a que EU fuera el receptor del éxodo del migrante mexicano “y los migrantes incluso fueron considerados como un problema de los estadunidenses diciendo ‘a ver cuándo hacen una reforma migratoria para que aquellos que quieran trabajar con documentos lo hagan así’”.

También hoy, sostiene, “las élites económicas mexicanas dicen que ojalá crezca la economía” de EU, porque el desempeño y el crecimiento de la economía de México dependen esencialmente del crecimiento industrial de EU y en particular de la evolución de la producción manufacturera.

“Entonces —plantea—, yo creo que a México le irá mejor independientemente de quién esté en la Casa Blanca cuando tenga un gobierno, que hoy no lo tiene, que defina el interés nacional mexicano, no el interés de un partido o un gobierno, promueva ese interés y tenga un grado de legitimidad por el cual sus políticas y su proyecto de país incluyente tenga un respaldo dentro de México, y sus políticas públicas estén dirigidas al bienestar de los mexicanos”.

Para el doctor Pereira, México también tiene “una asignatura pendiente muy importante y es el hecho de que nosotros los mexicanos pecamos por omisión al no tener una estrategia sistemática permanente de vinculación con las comunidades mexicano-americanas” en EU.

“Ha habido acciones, incluso recientemente —reconoce—, pero no hay como prioridad del Estado mexicano una política hacia los ciudadanos estadunidenses de origen mexicano, cuya segunda, tercera o cuarta generación siente que ellos fueron expulsados del país de sus padres o de sus abuelos, que ese país sigue teniendo un sistema político que no es plenamente democrático, que está operando para beneficio solo de un puñado de personas y que a las élites mexicanas no les importa el destino de sus compatriotas pobres ni en México ni en Estados Unidos”.

“Y aunque para mí sigue siendo un misterio por qué México y los mexicanos no tenemos casi vínculos con esa diáspora, pese a su gran heterogeneidad, considero que esa sigue siendo una enorme asignatura pendiente, más allá de quién llegue en noviembre a la Casa Blanca”, concluye.

*Profesor del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y socio fundador del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)