Sin incidentes, elecciones presidenciales en Namibia

En el marco de este proceso electoral, alrededor de 1.2 millones de ciudadanos, la mitad de la población de este país, están llamados a acudir a las urnas.

Windhoek

Las elecciones para elegir al presidente de Namibia se desarrollan sin incidentes este viernes, luego que este país decidió utilizar el voto electrónico, el primero en África en implementar esta tecnología.

En el marco de este proceso electoral, alrededor de 1.2 millones de ciudadanos, la mitad de la población de este país, están llamados a acudir a las urnas.

Además, los electores votarán para renovar el parlamento, pero se espera una cómoda victoria para el partido gobernante, que ha estado en el poder desde la independencia en 1990.

Los electores que acuden a los diferentes centros de votación del país, localizado al suroeste de África, están usando las máquinas de votación electrónica en lugar del antiguo sistema de papeleta, reportó el canal qatarí de noticias Al Yazera.

Nueve candidatos se disputan la presidencia, mientras 16 partidos políticos buscan un lugar en el parlamento, se espera que los resultados finales se conozcan a las 21:00 horas locales (1900 GMT).

Según las previsiones, el partido del gobierno, el SWAPO, ampliaría su mandato de casi un cuarto de siglo en las elecciones debido al apoyo de los votantes e inversores de las fábricas de uranio y diamantes, que buscan estabilidad frente a la crisis de materias primas global.

El candidato presidencial del partido SWAPO (Organización Popular del Sudoeste de África), Hage Geingob, actual primer ministro, sucedería en el cargo a Hifikepunye Pohamba, quien dejará el cargo tras cumplir dos mandatos de cinco años.

El SWAPO ejerce el gobierno desde 1990 y en 2004 obtuvo el 75 por ciento de los votos (55 escaños de 78 en la Asamblea Nacional).

Namibia goza de estabilidad política y de los beneficios de las grandes reservas de diamantes y uranio, así como los ingresos por el turismo internacional.

Geingob, quien sería el primer presidente de la minoría étnica Damara, ha reconocido que Namibia aún tiene altos índices de pobreza y carece de instalaciones sanitarias adecuadas.

Pohamba, el actual presidente, pertenece a la Ovambo, el mayor grupo étnico en Namibia, de los once que habitan la nación africana.