Candidata antisistema, la más votada para alcaldesa de Roma

Los italianos votaron el domingo en unas municipales consideradas un test para el primer ministro Matteo Renzi, que convocó para finales de año un referéndum sobre reforma constitucional, y ...
Virginia Raggi, candidata antisistema a la alcaldía de Roma.
Virginia Raggi, candidata antisistema a la alcaldía de Roma. (AP)

Roma

La candidata antisistema a la alcaldía de Roma, la joven abogada Virginia Raggi, fue la más votada en la primera vuelta este domingo al lograr 36%, y deberá enfrentar en segunda vuelta al centroizquierdista Roberto Giachetti, que logró 24%, según cómputos del 60% de las urnas.

Los italianos votaron el domingo en unas municipales consideradas un test para el primer ministro Matteo Renzi, que convocó para finales de año un referéndum sobre reforma constitucional, y para la derecha, muy dividida.

Raggi, de 37 años y candidata del Movimiento Cinco Estrellas --liderado por el cómico Beppe Grillo y considerado la segunda fuerza a nivel nacional-- se posicionó como la favorita de los romanos, hastiados de años de inmovilismo en el manejo de la ciudad y de escándalos de corrupción que le costaron la renuncia al anterior alcalde, del Partido Democrático (PD) de Renzi.

Giachetti, de 55 años e impulsado por el oficialista PD, sumaba un 24%, superando a la derechista Giorgia Meloni quien tuvo el apoyo de la ultraderechista Liga del Norte.

"Los romanos lanzan un mensaje claro. Asistimos a un momento histórico" dijo la madrugada del lunes Raggi, quien en la segunda vuelta en dos semanas podría transformarse en la primera mujer en llegar a la alcaldía de la capital italiana.

El buen desempeño de Giachetti --que en las últimas encuestas aparecía tercero muy lejos de ambas candidatas contestatarias-- reconfortó esta noche a Renzi que mira estas elecciones como un test de cara al referéndum constitucional en el cual --ha dicho-- pone en juego su cargo.

El jefe de gobierno además recibía buenas noticias de otras importantes ciudades italianas, en especial Milán (capital económica del país) donde su candidato, Giuseppe Sala, sumaba 43% de sufragios, frente a un 37% del candidato de derecha, Stefano Parisi.

También en Turín y Bolonia los candidatos centroizquierdistas del oficialista PD estaban al tope de los sondeos a boca de urna.

En cambio en Nápoles la victoria se perfilaba para el actual alcalde, Luigi di Magistris --un independiente muy crítico del gobierno de Renzi-- que obtenía cerca del 42% de sufragios.

Los problemas de Berlusconi

Quien recibió malas noticias fue el ex jefe de gobierno Silvio Berlusconi. Su candidato a la alcaldía de Roma, Alfio Marchini, había obtenía entre 10 y 14% de votos según las diferentes encuestas a boca de urna.

Mucho menos que Meloni, cuyo principal "padrino" es el líder de la Liga del Norte, Matteo Salvini, quien aspira a unificar toda la derecha bajo su mando, desplazando de la escena definitivamente a Berlusconi.

La diferencia entre ambos es clara: mientras que Berlusconi --aunque con críticas-- considera como referente europeo de la derecha a Angela Merkel, para Salvini la referencia es la ultraderechista francesa Marine Le Pen.

En el barrio romano del Trastévere, los ciudadanos se precipitaron desde temprano a las urnas. Rolando Antonucci, de 78 años, declaró a la AFP-TV "esperar" un cambio importante tanto a nivel de la "conciencia de los ciudadanos como de los elegidos".

Un militante del PD, Giorgio Carrà, confesaba que aún creía en "la política, en una cierta óptica, que busca el bien para una ciudad".

La tasa de participación, según datos de la medianoche local, llego al 63% sobre los 13 millones de inscriptos para votar estas municipales parciales.