A un día de elecciones, policías y militares vigilan Brasil

Este domingo los brasileños votarán para elegir presidente, 27 gobernadores, 513 diputados nacionales y 27 senadores, además de mil 69 legisladores para los parlamentos de los estados.
Soldados de la Marina brasileña patrullan las calles de Mare en Río de Janeiro.
Soldados de la Marina brasileña patrullan las calles de Mare en Río de Janeiro. (Reuters)

Río de Janeiro

Más de 400 mil miembros de las fuerzas del orden y militares están movilizados para custodiar la tranquilidad de las elecciones presidenciales y legislativas de este domingo en Brasil, informó el sábado el Tribunal Superior Electoral (TSE).

De ese contingente, 30 mil son efectivos del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea.

Citado por la televisora Globo News este sábado, el TSE autorizó el envío de tropas a 254 municipios de 11 de los 27 estados federales, sobre todo a la Amazonía y Rio de Janeiro, donde a inicios de esta semana hubo enfrentamientos entre narcotraficantes y policías que dejaron cinco muertos.

Durante las elecciones de 2010, el TSE había autorizado el envío de tropas a 256 municipios de 12 estado.

En Rio de Janeiro el gobernador, Luiz Fernando Pezao, encabezó una reunión el jueves en la que se decidió reforzar las acciones policiales.

Según el secretario de Seguridad de Rio, José Mariano Beltrame, los grupos criminales tienden a multiplicar sus acciones de cara a citas electorales.

El viernes, 30 mil policías fueron desplegados en las calles de Rio, de los cuales 2 mil 500 fueron exclusivamente destinados al complejo de favelas de Maré, en la zona norte, cerca del aeropuerto internacional.

Las fuerzas del orden estarán también presentes en los 5 mil 400 locales de votación del estado para evitar delitos electorales como la compra de votos o propaganda política a menos de 50 metros de estos centros.

En la Amazonía, además de tareas de seguridad, los militares también ayudan en asuntos logísticos. En 88 municipios, entre ellos muchos poblados indígenas, los militares ayudaron a transportar en avión las urnas electrónicas y al personal de la autoridad electoral a esas regiones aisladas y de muy difícil acceso.

En el estado de Santa Catarina, en el sur de Brasil, llegaron este sábado soldados de elite de la Fuerza Nacional. En esa región, al menos 26 autobuses han sido incendiados y comisarías policiales atacadas desde fines de septiembre.

Los militares llegaron a la capital estatal Florianópolis bajo la orden del ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo. Según la policía, citada por el sitio de noticias G1 de Globo, los ataques son ordenados por presos del complejo penitenciario de Sao Pedro de Alcantara, ubicado en la periferia de Florianópolis.

Más de 142.8 millones de electores de la República Federal de Brasil -donde el voto es obligatorio- están convocados a las urnas este domingo para elegir presidente, 27 gobernadores, 513 diputados nacionales y 27 senadores, un tercio del Senado.

Además, se escogerán mil 69 legisladores para los parlamentos de los estados.