Sondeos dan victoria a Evo con más de 60% de votos

Según sondeos de boca de urna el actual mandatario boliviano aseguró ya su tercer mandato hasta 2020; el presidente indígena dedicó su triunfo a Fidel Castro y a Hugo Chávez.

La Paz

El presidente boliviano Evo Morales se alzó con un aplastante triunfo en las elecciones de este domingo, según sondeos de boca de urna que le otorgan más de 60 por ciento de los votos, con lo que asegura un tercer mandato hasta 2020.

"Muchas gracias hermanas y hermanos por este nuevo triunfo del pueblo boliviano ... Este triunfo está dedicado a los que luchan contra el imperialismo. Está dedicado a Fidel Castro y a Hugo Chávez, que en paz descanse", dijo el gobernante al celebrar su reelección.

Morales, de 54 años, saca una amplia ventaja de unos 40 puntos sobre su inmediato contendor, el empresario Samuel Doria Medina, según sondeos de boca de urna de las consultoras Equipos Mori e Ipsos difundidos por canales de la televisión local.

Doria Medina, de 55 años, alcanzaba cerca de 20 por ciento de los votos.

Hasta ahora, el Tribunal Electoral no ha emitido ningún boletín de resultados.

El presidente, un férreo defensor de la hoja de coca y furioso crítico de Estados Unidos, apareció en el balcón del Palacio Quemado, sede del gobierno, para celebrar su triunfo y saludar a sus seguidores que colmaron la Plaza Murillo, en el centro histórico de La Paz.

"Este es el triunfo de los anticolonialistas y de los antiimperialistas", clamó Morales, mientras la multitud le respondía "Patria sí, colonia no".

Morales, el primer presidente indígena de Bolivia, en el poder desde 2006, necesitaba el 50 por ciento más uno de los votos para asegurar su reelección sin necesidad de ir a una segunda vuelta.

En la anterior elección presidencial en 2009 logró 64 por ciento de los votos.

Según los conteos extraoficiales, el gobierno mantendría la mayoría absoluta en el Congreso que le permite gobernar sin oposición, uno de los objetivos que buscaba Morales.

Miles de bolivianos ganaban las calles en La Paz y las principales ciudades del país para festejar la reelección de Morales, que sorprendió con un triunfo incluso en Santa Cruz (este).

En ese departamento, motor económico de Bolivia y donde se concentraba inicialmente la oposición más dura a su política indigenista, antiestadounidense y estatista, Morales ha logrado un sorprendente apoyo favorecido por el crecimiento económico y el buen desempeño de los negocios.

Según el FMI, Bolivía podría registrar este año un crecimiento del PIB del 6.5 por ciento, el mayor en la región.

"Un reconocimiento a la gestión"

El aplastante triunfo de Morales es "un reconocimiento a la gestión de gobierno y muestra que la oposición nunca ha tenido una visión de país", según el analista Reymi Ferreira, profesor de la estatal Universidad Gabriel René Moreno de Santa Cruz (este).

En tanto, el analista político Rolando Ramos aseveró que tras la aplastante victoria de Morales, "la oposición boliviana debe leer este mensaje y reflexionar. Debe unificarse y renovar los liderazgos".

El presidente y líder cocalero, nacido en el seno de una familia aymara y pastor de llamas en su niñez, podría convertirse el año próximo en el presidente de mayor permanencia en el poder en Bolivia.

Con su nuevo mandato, entre 2015 y 2020, Morales podrá superar el récord de permanencia ininterrumpida en el poder que ostenta el mariscal Andrés de Santa Cruz que gobernó durante 9 años y 9 meses en el siglo XIX.

Además de los dos candidatos principales compitieron en las elecciones el expresidente liberal Jorge "Tuto" Quiroga (9 por ciento), Juan del Granado (3 por ciento), un ex aliado de Morales, y Fernando Vargas (3 por ciento), un indígena amazónico ecologista.

Con 10 millones de habitantes, un 62 por ciento de la población de Bolivia son indígenas y campesinos.

Temor a una reforma constitucional

La oposición ha cuestionado que Morales volviera a postularse, aunque él alega que debió interrumpir y reiniciar en 2009 su primer mandato (2006-2011) cuando se eliminó la República y se creó el Estado Plurinacional de Bolivia con una nueva Constitución.

Sus críticos temen que el dominio de la Asamblea Legislativa pueda llevar a que el gobierno intente una reforma constitucional para incorporar la reelección indefinida, aunque el mandatario dijo que respetará la Carta Magna, que actualmente prevé una sola reelección consecutiva.

Morales basó su campaña electoral en los logros económicos de su gestión y medidas como la nacionalización de los hidrocarburos en 2006, que le dieron cuantiosos recursos al Estado y le permitieron mejorar la distribución del ingreso en beneficio de sectores populares.

La oposición atacó los flancos más débiles del gobierno como la inseguridad, el creciente tráfico de drogas, una pobreza extrema que se mantiene en el orden del 20 por ciento, la desocupación y falta de oportunidades para los jóvenes y la alianza política con Venezuela, Cuba e Irán.