Unas elecciones en las que los independientes sí cuentan

A pesar del bipartidismo reinante en EU, una serie de candidatos independientes tienen más oportunidades de éxito en estos comicios y su voto puede ser decisivo en el Senado.

Washington

En el tradicional bipartidismo que reina en Estados Unidos entre republicanos y demócratas, en las elecciones legislativas de noviembre también hay una serie de candidatos independientes que tienen más oportunidades de éxito que en unas presidenciales, y su voto puede ser clave en el Senado.

Los demócratas ostentan actualmente la mayoría en la Cámara Alta (55 frente a 45) con 53 asientos de sus partido y el apoyo de dos independientes, los senadores Bernie Sanders de Vermont y Angus King, de Maine.

Los republicanos, pues, necesitan lograr seis senadores para hacerse con la mayoría. En estas elecciones en las que se renueva la totalidad de la Cámara de Representantes y se votará un tercio del Senado, compuesto por 100 senadores que son elegidos por un periodo de seis años, los independientes tienen mucho que decir.

Las miradas están puestas en los llamados "estados clave" en los que todavía no hay una preferencia clara hacia el candidato, aunque también se podría destacar la figura de los "senadores clave", quienes ante un resultado ajustado pueden hacer que la balanza se incline de un lado o de otro.

Uno de ellos es el propio senador King, porque aunque su escaño no está en juego, ha dejado abierta la posibilidad a acercarse a los republicanos tras las elecciones. "Tomaré mi decisión en su momento basada en lo que creo que es lo mejor para Maine", dijo a la prensa recientemente, tras alinearse en una votación con los republicanos.

Si los republicanos obtienen los seis asientos que les permitirían hacerse con la mayoría del Senado, el líder de la minoría republicana, Mitch McConnell, podría tentar a King ofreciéndole un puesto en el Comité de Finanzas o en algún otro de su interés.

Los otros son el empresario Greg Orman, que aspira a derrotar al senador republicano Pat Roberts en Kansas, con quien está empatado en las encuestas, y Larry Pressler, un exlegislador republicano que se presenta ahora como independiente en Dakota del Sur.

Orman, graduado de Princetown de 45 años, que se define como moderado y en su discurso destaca su experiencia para crear empleo, ha señalado que está dispuesto a hablar con ambos partidos para acabar con el estancamiento de la política en Washington.

De los escaños en juego, 23 se inclinan hacia un partido u otro que, sumados a los 67 senadores que permanecen en el cargo, arrojarían un resultado de 44 asientos para los demócratas (con dos independientes) y 46 para los demócratas, lo que dejaría en manos de diez estados el resultado final (Alaska, Arkansas, Colorado, Georgia, Iowa, Kansas, Luisiana, Carolina del Norte y Nuevo Hampshire).

Si los republicanos ganaran 50 escaños y los demócratas 49 (incluidos los de los independientes King y Sanders) y Orman se alineara con ellos, el partido gubernamental mantendría el liderazgo en la Cámara Alta puesto que el vicepresidente, Joe Biden, tiene la potestad de romper los empates en el Senado.

Sin embargo, si en esa tesitura Orman diera su apoyo a los republicanos, les daría la mayoría y, si mantuvieran el control de la Cámara de Representantes, se impondrían en ambas cámaras, con un Ejecutivo demócrata.

En este escenario, el veterano King, que ha recomendado a los nuevos independientes que no revelen antes de las elecciones a quién apoyarán, también tendría un papel fundamental, aunque tendría que darse tanto que Orman ganara como que los resultados fueran tan ajustados en esos diez estados que llevaran a ese virtual empate.

En cuanto a Pressler, que fue senador republicano entre 1979 y 1997, todavía no ha definido a quien se acercaría pero se ha mostrado más próximo a los demócratas en asuntos como "Obamacare" (reforma del sistema sanitario de EU), el control de armas y la inmigración. Larry Pressler lo tiene difícil ante el principal contrincante, el republicano Mike Rounds, y el demócrata Rick Weiland.